Categorías
Ser Familia Ser Mamá

¿Cómo vencer la ansiedad de comer durante la dieta?, ¡nosotros te lo decimos!

Sucede que cuando nos ponemos a dieta, parece que nuestro cuerpo se pone más en nuestra contra, la ansiedad por querer comer algo frito, dulce o esponjoso nos domina terriblemente, ¡pero no nos podemos rendir!

Esto sucede porque el consumo de carbohidratos genera endorfinas para el cerebro, lo que provoca una adicción que nos traiciona constantemente.

La ansiedad que sentimos, hasta cierto punto es normal, porque cuando tenemos la tentación por comer algo y debemos calmarnos, sentimos desesperación y lo mejor es pensar si nuestra hambre es física o emocional.

Hay muchos elementos que nos pueden ayudar a reflexionar y aquí te los compartimos:

  • Hacer ejercicio: cualquier actividad física por simple que parezca, empieza a producir una gran cantidad de sustancias bioquímicas, que contrarrestan los efectos negativos de la ansiedad y el estrés, como pasear al perro, caminar, trotar, correr en el parque, andar en bicicleta, ¡20 minutos son la diferencia significativa!

  • Consumir alimentos ricos en fibra: Los alimentos de grano entero como los cereales integrales y el yogurt griego, mantienen los niveles de insulina estables y por lo tanto controlan el hambre.

  • Tomarse un té: Los suplementos de manzanilla disminuyen los síntomas de estrés y ansiedad, un té o infusión de manzanilla 2 o 3 veces al día harán la diferencia. No dejes tus buenos hábitos alimenticios por impulsos de un momento y sigue firme en tu dieta balanceada.

Categorías
Ser Familia Ser Mamá

Uso excesivo de tecnología podría generar sonambulismo en niños

Muchos papás acuden al remedio sencillo cuando los pequeños están inquietos y se trata de calmarlos con aparatos tecnológicos, como celulares, tabletas, videojuegos o cualquier otro dispositivo conectado a internet.

Sin embargo, estamos totalmente equivocados al realizar este tipo de acciones, ya que el doctor Reyes Haro Valencia, director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), advirtió que los trastornos del sueño en uno de cada cuatro niños son originados por el uso descontrolado de la tecnología.

 

 

Lo más preocupante es que los casos van en aumento y se dirigen principalmente a los menores que estudian el nivel preescolar y primeros años de escolar, provocando fuertes alteraciones en el sueño.

Los trastornos del sueño más frecuentes son insomnio infantil entre el 30 y 35 por ciento,  sonambulismo entre 10 y 15 por ciento y pesadillas con el 45 por ciento.

 

Lo que debemos hacer como padres:

  • Asegurarnos de que los niños duerman las horas necesarias para su edad.
  • No ofrecer dispositivos a fin de entretenerlos o calmarlos.
  • Los niños entre uno y dos años, ¡no deben utilizar gadgets!
  • Los niños que tienen entre tres y cinco años, sólo tienen permitido utilizar dispositivos, máximo una hora, limitándoles el contenido.
  • No permitir videojuegos, películas, blogs o imágenes que involucren temas fatídicos que les pueden generar traumas, miedos o fobias.

Hacer nuestro mayor esfuerzo por motivarlos a realizar actividad artística o deportiva para que emplee de manera correcta su energía.

Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

Huerting, conoce los 6 beneficios de esta actividad para las vacaciones de los niños

Enséñalos, literalmente, a cosechar lo que siembran. Aprovecha las vacaciones de los niños para hacer un huerto y acercarlos a la naturaleza. Los niños pueden colaborar en pequeñas tareas de mantenimiento, por ejemplo, regar o recoger las hojas secas del jardín, pero es más divertido si en medio de unos arbustos colocas un tomate o un laurel que ellos vean crecer. Hacer un huerto les trae muchos beneficios; ponla como una actividad para la vacación.

Puedes utilizar macetas, maceteros, jardineras o adquirir una mesa de cultivo. No es buena idea plantar en varias alturas porque las de la parte de abajo se quedarán sin sol. Para que en tu huerto esté creciendo algo durante todo el año, es conveniente combinar cultivos de ciclo corto (pasa muy poco tiempo entre lo que siembren y que recojan la cosecha), como las lechugas, y otras de ciclo más largos, por ejemplo, las zanahorias. Las plantas aromáticas dan unas flores muy bonitas. La idea es combinar el aspecto ornamental de las plantas con otras utilidades como aprender, disfrutar comer y cosechar.

¿Por qué tener un huerto?

  • Aprenden sobre la naturaleza: Josep Mª Vallés, autor de Mi primera guía sobre el huerto urbano (ed. La Galera), lo explica: “Es mejor que una clase de ciencias porque no es algo teórico, sino que se aprende en contacto con la realidad, tocando la tierra con las manos, oliendo, observando… algo que es fundamental para los niños. Se despierta la imaginación porque es un proceso muy dinámico. Cada cosa que pasa da lugar a una pregunta, a una nueva experiencia. Una de las cosas que aprenden es que todos los seres vivos tienen un papel. Por ejemplo, si a la planta que tenemos en el balcón le sale una manchita hay una catarina que se alimenta de ella y los dos tienen derecho a vivir”.
  • Asumen responsabilidades: A esta edad ya puedes encomendarles tareas fáciles como regar las plantas (si tienen una regadera de su tamaño, mucho mejor). Ver cómo crecen las plantas que ellos mismos han cultivado les hará sentirse orgullosos de sí mismos, les enseñará que, con paciencia y dedicación, se obtienen muy buenos resultados, y también que algunas veces las cosas no salen como planeamos.
  • Menos tiempo de tele: Trabajar con plantas es relajante y produce bienestar. Disfrutar de un tiempo de huerting con los niños no sólo sirve para comunicarnos y estrechar lazos; también nos quita un rato de “peligros caseros” como demasiada TV o videojuegos.
  • Comen mejor: Las frutas y las verduras son de los alimentos más rechazados por los niños, pero, ¿quién se resiste a comerse una ensalada con una lechuga plantada por ellos mismos?

 

Categorías
Ser Familia

Reconozcamos a las nuevas familias mexicanas

No son el género ni la nacionalidad lo que establece los vínculos entre padres-hijos; así lo demuestran las nuevas familias mexicanas: monoparentales, reestructuradas y homoparentales. Te invitamos a reconocerlas.

Son muchos los factores que han influido en esta transformación que se ha producido en el concepto de familia: leyes como la del divorcio exprés y la del matrimonio entre personas del mismo sexo; la sociedad de convivencia; la mayor incorporación de la mujer al mundo laboral (con el consiguiente retraso de la edad de la primera maternidad); las facilidades en el ámbito de la custodia compartida; los avances médicos (que abren nuevas posibilidades a la maternidad) y, sobre todo, una sociedad cada vez más flexible y tolerante. Todo ello ha contribuido a que estos nuevos modelos familiares hayan dejado de ser «rarezas».

Monoparentales, un modelo al alza

La psicóloga Cayetana García las define como “familias compuestas por un solo miembro y sus hijos. Puede derivarse de varias situaciones: viudez, padre/madre soltero, abandon de uno de los progenitores…”. Para García, la seña principal de identidad es el estrecho vínculo que se establece entre el padre/madre y el hijo/a. “A veces puede ocurrir que los padres se infantilicen y acaben dejando de lado un poco su vida de adulto, adecuándose a la vida infantil; o que el pequeño tienda a adoptar los roles del padre/madre ausente o se convierta en el confidente-amigo de su progenitor, asumiendo el rol de cuidador”, explica.

También es común, según la especialista, que el progenitor manifieste cierta culpabilidad por la situación y tienda a compensar a su hijo con más permisividad. “El niño se puede aprovechar de la situación, pidiendo más y dando lugar a problemas con los límites. Asimismo, cuando el sexo del progenitor es diferente al del niño, puede que éste extrañe el referente del mismo sexo y sienta esa necesidad no cubierta, que suele buscar en algún familiar o amigo de su contexto cercano”, asevera.

Por otro lado, está demostrado que la estructura monoparental tiene efectos positivos sobre los niños: «Por lo general, estos niños asumen más tareas y se vuelven más autónomos, responsables y colaboradores con su entorno», señala García.

Homoparentales, plenamente integradas

Son aquellas formadas por una pareja del mismo sexo y sus hijos. Varios estudios han demostrado que los hijos de parejas del mismo sexo –concretamente los de madres lesbianas– tienen un buen ajuste psicológico y presentan, en general, dificultades emocionales similares que los niños criados en familias heterosexuales.

“El amor hacia los hijos no es más que la proyección del amor que existe entre los miembros de la pareja parental, independientemente del género de sus integrantes o de otros factores como la edad. La familia debe buscar la felicidad de sus miembros y ésta se puede encontrar en diferentes caminos y no solamente en uno (el tradicional)”, dice García. Por eso, es importante que ambos progenitores, sean del género que sean, dediquen tiempo a estar y a comunicarse con ellos y les muestren los límites de lo que deben y no deben hacer.

Reconstituidas… Los tuyos, míos, nuestros

“Se trata de núcleos familiares formados por una pareja en la que cada uno aporta hijos de una relación anterior. Es el modelo más proclive a que surjan problemas

entre sus miembros, ya que supone todo un proceso de adaptación. Además, trae consigo la disolución de la anterior familia, con lo que esto conlleva, pues implica la elaboración de esa pérdida y su proceso”, señala Cayetana García.

Para la psicóloga, uno de los problemas más frecuentes se da cuando los hijos ven vulnerado el vínculo que mantienen con su progenitor por la aparición de la nueva pareja y sus hijos. “Esta situación se vive como amenazante y, por ello, mantienen conductas de oposición, por lo que será fundamental dedicar espacios en los que el padre/madre pase tiempo a solas con su hijo. Es una forma de hacerle entender que sigue manteniendo su lugar”.

También hay que establecer unas normas de convivencia comunes a todos los hijos, que deben ser propuestas y consensuadas por ambos miembros de la nueva pareja.

Es recomendable elegir un lugar de residencia nueva y compartir actividades para facilitar la integración. Y una premisa básica: ser muy respetuoso con el padremadre ausente.

 

Categorías
Ser Familia

Así se vivió la gran final del Futbolito Bimbo 2018

El pasado 29 de Julio se llevó a cabo la emocionante final de uno de los eventos deportivos más esperado por los pequeños amantes de soccer: la gran final del Futbolito Bimbo 2018.

El premio para estos pequeños cracks fue extraordinario: ¡un viaje a Disney en Orlando, Florida! Pero la emoción del evento no terminó ahí. Además de todos los juegos y activaciones todos pudieron conocer los vestidores de este importante estadio, así como cantar y bailar al ritmo de las talentosas chicas de Ha*Ash, que acudieron para apoyar a los competidores con un showcase increíble.

Dale play a este video y revive con nosotros los mejores momentos.