Categorías
Corazón

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar amor de modo positivo; si aprende a vincularse de esta forma, llenará su vida de momentos y personas de gran valía y plenitud.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que se acostumbre tu hijo de pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto. Y eso sí que es destino.

Sanas formas de expresar amor

BESOS

  • Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.
  • Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.
  • Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.
  • Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.
  • Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para la pareja.
  • Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

ABRAZOS

  • Los humanos nacemos sin la noción de nuestros límites corporales; a través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto.
  • Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.
  • Los niños que son abrazados constantemente por sus padres aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.
  • Facilitan la recuperación de su equilibrio en un berrinche; alguien fuerte, capaz e interesado en su bienestar le ayuda a contener su agresión, cordura e identidad.
  • Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.
  • Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar. Es una forma instintiva e inconsciente por la cual dos personas se comunican de manera profunda. Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

“TE QUIERO”

  • Escucharlo le ayudará a saberse valioso, que merece ser amado. Así se relacionará con los demás.
  • Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen.
  • Cuando le dices “te quiero” generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.
  • No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.
  • Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.
  • Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

Por Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor