Categorías
Embarazo

Consumo de azúcar en el embarazo

En exceso el azúcar puede afectar tu salud y la del bebé; descubre qué alimentos la contienen para ingerirla con moderación

Por Jessica López Cervantes Asesoría Johana Castells, Lic. en nutrición de la Escuela de Dietética y Nutrición ISSSTE

Su sabor es irresistible y nos encanta; quizá por eso nos resulta casi imposible dejar de lado los postres. Sin embargo, el azúcar no sólo se encuentra en estos platillos, también está en otros que consumimos a diario y no lo sabemos.

A DETALLE

Los azúcares (hidratos de carbono) son moléculas formadas por carbono, hidrógeno y oxígeno. Al ser una de nuestras principales fuentes de energía son esenciales en nuestra alimentación. Por su estructura química y complejidad, se dividen en:

1. Monosacáridos: los más importantes son glucosa (presente en el azúcar de mesa), galactosa (está en la leche) y fructosa (en las frutas, es el más dulce de todos).

2. Disacáridos: los más comunes son sacarosa (una molécula de glucosa y otra de fructosa), el azúcar de mesa (de caña o de remolacha); lactosa (la forman una molécula de galactosa con otra de glucosa) de la leche y productos lácteos, y la maltosa, que está en productos derivados de la malta (ciertoscereales).

3. Polisacáridos: se conocen como almidón y están en los cereales, como el arroz, en tubérculos (papa) y en las leguminosas (frijoles y garbanzos). Son más difíciles de digerir.

Consumo de azúcar en el embarazo
iStock

TIPOS DE HIDRATOS DE CARBONO

• Simples. Se absorben más rápido en el intestino delgado, por eso elevan los niveles de la glucosa sanguínea fácilmente. Fuentes: azúcar, miel, jarabes, mermeladas, harinas refinadas, jaleas, postres, refrescos y golosinas que aportan calorías vacías, ya que carecen de vitaminas, minerales y fibra, de nutrimentos esenciales. Otras: frutas, leche y sus derivados, pero estos sí nutren porque contienen fibra, vitaminas y minerales.

• Complejos. Se absorben lentamente y con mayor dificultad. Fuentes: cereales y panes integrales, tortilla, pasta, arroz, verduras, maíz, cebada, centeno, frijoles y habas, entre otras.

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE NOVIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS.