Categorías
Embarazo

Posturas antidolor

Aunque el dolor es inevitable, hay técnicas y posturas que reducen su intensidad. Busca tu comodidad, apóyate en tu pareja, confía en el equipo médico y recuerda que ¡pronto abrazarás a tu bebé!

Por: Mayra Martínez

Hay una realidad: el parto duele y es probable que tengas miedo. Sólo no olvides que este dolor es la señal de que tu cuerpo se prepara para la llegada de tu hijo. Estos movimientos y posturas pueden ayudarte a que sea menos doloroso.

TOLERANCIA AL DOLOR

Cada mujer tiene una tolerancia diferente al dolor. La genética, la situación vital o las experiencias vividas determinan la capacidad para resistirlo. Además, el ambiente hospitalario y el miedo al parto pueden aumentar el dolor.

¿POR QUÉ DUELE?

El dolor de parto proviene de dos puntos diferentes: el primero es el cuello del útero, porque está lleno de terminaciones nerviosas y al dilatarse produce dolor. El segundo, proviene del descenso y la rotación de la cabeza del bebé por dentro del canal de la pelvis.

ACOSTADA

Haces más fuerza porque vas contra la gravedad, aunque hay investigaciones que aseguran que hay menos riesgo de pérdida de sangre.

EN CUCLILLAS

Todo el cuerpo colabora en el descenso del bebé, aunque también es cansado. Debes sujetarte de una barra o de tu pareja para mantener el equilibrio.

EN EL AGUA

Disminuye el dolor, facilita la relajación y reduce el uso de anestesia epidural, sólo se debe realizar si en el embarazo no hubo complicaciones y se prevé que el parto sea igual.

AYUDA EMOCIONAL

Es importante que tu pareja, familiar o doula se preparen para darte apoyo físico y emocional. Te dará una sensación de seguridad, que te permitirá relajarte más durante la dilatación, tendrás más confianza y habrá mayor producción de oxitocina para una normal evolución de ese parto.

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE NOVIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS