Categorías
Embarazo

¿Realmente, se puede elegir el sexo del bebé?

Actualmente se dice que se puede elegir el sexo del bebé, pero ¿realmente se puede? Descúbrelo en nuestra nota.

Aunque hay métodos científicos que permiten elegir el sexo del bebé, hay otros que son puras charlatanerías que pueden poner en riesgo a la mujer embarazada y al futuro bebé. Aquí la verdad. 

¿En qué momento se define el sexo del bebé?

El sexo del bebé se determina en la concepción, aunque su diferenciación se produce entre la séptima y novena semana de gestación. La naturaleza siempre tiende a crear embriones femeninos. Durante las primeras semanas de la gestación los órganos sexuales del embrión aún no están diferenciados.

Cuando un espermatozoide con cromosoma X fecunda el óvulo, el proceso diferenciador lleva «por defecto» al desarrollo de un cerebro y órganos genitales femeninos (útero, ovarios, etc.).

Sin embargo, cuando el espermatozoide lleva el cromosoma Y, este da una orden específica para que ese proceso natural se altere y comience la formación de los testículos. Estos, a su vez, activan una serie de hormonas que inhiben definitivamente el desarrollo de los genitales y el cerebro femeninos y hacen que el embrión se convierta en varón.

¿Hay predisposición genética para tener hijos varones o mujeres?

En algunas familias predominan las niñas y en otras los niños. Esto puede llevar a pensar que la descendencia de solo un sexo viene determinada genéticamente. Sin embargo, los expertos afirman que depende del azar.

Lo que sí está comprobado es que, en casos muy excepcionales, algunas familias son portadoras de síndromes letales para un determinado sexo (normalmente masculino), que puede trasmitirse o no. El embrión afectado no suele sobrevivir y por ello se reducen las posibilidades de tener hijos de ese sexo.

¿Es posible elegir el sexo del bebé mediante manipulación genética?

En algunos países está permitido elegir el sexo del bebé solo con fines terapéuticos, es decir, para evitar que los padres transmitan una enfermedad letal o grave para el futuro bebé, como por ejemplo la hemofilia o la distrofia muscular de Duchenne (entre otras muchas).

Existen dos técnicas para elegir el sexo del bebé: la selección de espermatozoides y el diagnóstico genético preimplantacional.

1. La selección de espermatozoides se realiza antes de la concepción. Se eligen los espermatozoides que llevan el cromosoma X o el Y, y se fertiliza el óvulo con el que interesa, mediante inseminación artificial.

2. El diagnóstico genético preimplantacional requiere que la pareja se someta a una fecundación in vitro. Se extraen dos células de los embriones obtenidos y se analiza su componente sexual, para diferenciar los que son XX o XY. Una vez identificados, se implanta en el útero el embrión del sexo que no esté afectado por la enfermedad.

Ambas técnicas son manipulaciones de estructuras muy sensibles y por el riesgo que puede conllevar para el futuro bebé deben realizarse únicamente en casos de riesgo genético grave.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Gender reveal party: la nueva tendencia para anunciar el sexo del bebé