Categorías
Embarazo

Los tés prohibidos y permitidos durante el embarazo

En nuestra cultura es bastante común el uso de tés e infusiones como bebida de uso diario o como remedio natural para ciertas afecciones. Algunas hierbas y flores tienen propiedades benéficas para el organismo y contrarrestan algunas molestias comunes, pero definitivamente hay algunas otras con efectos no deseados durante el embarazo.

Hay tés que podemos consumir con seguridad en cantidades adecuadas y obtener grandes beneficios, por ejemplo, el jengibre y la melisa ayudan a disminuir las náuseas, el rooibos aumenta las defensas para evitar contagios y alergias, la altea ayuda a combatir el estreñimiento, el jazmín y el azahar son relajantes y el tomillo es rico en vitaminas, hierro, calcio y fibra.

El té verde, negro y blanco son también bastante seguros, pero debes medir mucho su consumo y evitarlo diariamente ya que tienen un alto contenido de cafeína, lo cual en exceso puede provocar mala oxigenación al futuro bebé y síntomas de dependencia en el bebé al nacer.

Por otro lado, muchas hierbas y flores de uso común pueden ser muy peligrosas y perjudiciales durante el embarazo por ejemplo:

La salvia, aloe vera, manzanilla, eucalipto, ruda, poleo menta y hasta la Jamaica, entre muchos otros pueden ocasionar contracciones uterinas y provocar aborto o parto prematuro. Otras como el hinojo, Yerbabuena, Ajenjo, anís, muérdago, gingko biloba, la hierba de San Juan y muchísimas más, tienen toxinas que pueden provocar mal formaciones en el bebé, el regaliz puede hacer que aumente la presión arterial y otras como la frambuesa contienen fitoestrógenos que pueden interferir con el proceso hormonal normal durante el embarazo.

Resulta imposible enumerar todas las variedades de hierbas y flores disponibles para consumo, además, en el caso de muchas como la valeriana, pasiflora, tila y más, no hay información disponible fidedigna de sus posibles efectos adversos en la mujer o en el bebé. De las más comunes que debemos eliminar durante el embarazo además de las mencionadas arriba podemos resaltar el ruibardo, hierba Luisa, romero, labrador, uña de gato, cola de león, mandrágora, ortiga, verbena y apio y artemisa.

Te interesa: 5 tés gourmet para consentirte en casa

Muchas de éstas son utilizadas como condimento, lo cual no refiere un riesgo durante el embarazo, pero no deben ser utilizadas como té, infusión, ni concentrado.

Una de las dificultades que tenemos al consumir tés es que no podemos conocer ni controlar la dosis exacta de sus componentes y en los de venta comercial no siempre se enumeran el total de los componentes ni las toxinas asociadas. Por ello, la mejor recomendación es no consumir tés ni infusiones durante el primer trimestre, además es buena idea no sumergir las hierbas por más de 3 a 5 minutos para evitar que se concentre demasiado y limitar el consumo a 2 tazas al día. Sobre todo, si tienes duda de la seguridad de los ingredientes mejor no lo consumas.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

15 beneficios de tomar matcha