Categorías
Embarazo

¿Sabes qué es el vermix y para qué le sirve a tu bebé?

Esta mezcla de agua, grasa y proteínas que comienza a formarse en la piel de tu bebé alrededor de la semana 20 del embarazo, dentro de la pancita de mamá, tiene la función principal de protección, ya que el espacio reducido y el líquido amniótico puede ser irritante para su delicada piel. Conoce más de esta sustancia que envuelve a tu bebé. 

Qué es el vermix y para qué le sirve a tu bebé

Alrededor de la semana 36 empieza a disminuir la producción de esta capa grasa, pero en mayor o menor medida, prácticamente todos los bebés nacen envueltos en ella y de hecho funciona como lubricante para la salida del bebé en el parto vaginal. Una vez nacido el bebé también tiene funciones muy importantes.

La vermix caseosa hace la función de cobertor para el bebé evitando que pierda temperatura rápidamente al contacto con el medio ambiente y le ayuda a mantener la temperatura corporal durante los primeros días.

También mantiene protegida, humectada y elástica la piel del bebé, evitando incluso lesiones que pueda realizarse con la uñas en sus primeros días. Esa protección va más allá de simplemente ser lubricante y humectante, ya que dentro de las proteínas que componen al vermix caseoso se encuentran algunas con funciones antibióticas llamadas péptidos antimicrobianos que brindan una defensa en contra de virus, bacterias, parásitos y hongos.

Sabiendo esto, podemos considerar algunos puntos importantes para…

Sacar el mayor provecho a los beneficios del vermix:

  • Platica con tu equipo médico; antes de que limpien y sequen a tu bebé, tus brazos y el vermix mantendrán a tu bebé cálido y el apego inmediato impactará en el vínculo, en la lactancia y en el instinto de manera muy importante.
  • Retrasa el primer baño al menos de 48 a 72 hrs. No urge bañar al bebé, basta con limpiar y frotar suavemente para mantenerlo seco, un trapo suave y el mismo vermix suelen ser suficiente para eliminar los restos de secreciones o sangre que queden adheridos a la piel del bebé.
  • Posteriormente, durante el primer baño y los consecuentes no es necesario retirar intencionadamente el vermix, simplemente frotar y secar con suavidad permitiendo que esta capa cumpla con su función y se vaya reabsorbiendo en el transcurso de los primeros días.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Qué voy a vivir realmente en un parto natural?