Categorías
Embarazo

Cómo los sentimientos y pensamientos que tienes durante el embarazo influyen en tu hijo

Los sentimientos y pensamientos que tienes durante el embarazo influyen en el bienestar físico y emocional de tu hijo; cuídalo y protégelo con tu amor de mamá

Por Mayra Martínez Asesor Dr. Gabriel Lara, neonatólogo

El vínculo afectivo mamá-hijo es muy importante: aquí empieza la comunicación con ese nuevo y bello ser humano. Tu bebé es capaz de sentir tus caricias a través de tu vientre. Sabemos que a veces no

resulta posible que durante el embarazo puedas tener sentimientos y pensamientos positivos u optimistas todo el día… claro que existen titubeos y ansiedad, ya que hay situaciones adversas que no están bajo tu control, pero trata de hablar mucho con tu bebé, piensa en él y ámalo.

Cómo los sentimientos y pensamientos que tienes durante el embarazo influyen en tu hijo
iStock

12 COSAS QUE DEBES SABER

  1. Puedes apreciar los primeros movimientos del bebé con el uso del ultrasonido.
  2. Tu bebé tiene tres capas de células, las cuales se desarrollan de forma independiente: la más externa se convertirá en la piel; la intermedia en cartílagos, huesos, tejidos, músculos, sistema circulatorio, riñones y órganos sexuales, y la interna serán los órganos de la respiración y digestión.
  3. El líquido amniótico ocupa todo el espacio entre el bebé y la placenta.
  4. Durante todo el embarazo eres susceptible a las infecciones y efectos de los medicamentos.
  5. Estando en el útero, ya puede mantener los ojos abiertos mientras está despierto y cerrarlos para des- cansar y dormir.
  6. Para el segundo trimestre, por lo regular desaparecen los síntomas de mareo y náuseas.
  7. La grasa que protege al cuerpo del bebé es más densa, está formada de una mezcla de secreciones grasosas que proceden de las glándulas sebáceas fetales y las células epidérmicas. Esta capa protege la piel del bebé de rozaduras, agrietamiento y endurecimiento. Además, todo su cuerpo está cubierto por una vellosidad muy fina llamada lanugo que desaparece casi al momento del nacimiento.
  8. La circulación sanguínea se lleva a cabo hasta después del nacimiento.
  9. Su corazón late a un ritmo acelerado, entre 120 y 140 latidos por minuto.
  10. Consumir hierro y ácido fólico es vital para la formación de neuronas y sus conexiones.
  11. A través de la placenta dotas el sistema inmunológico de tu bebé con anticuerpos: cuando nazca recibirá esta defensa a través de la leche materna.
  12. En sus intestinos acumula una pequeña cantidad de meconio, que es el desecho que sale de su primer movimiento intestinal.

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE FEBRERO