Categorías
Especiales

Undécimo mes | Guía para calentarle las piernitas

Una forma de arroparlo para que se sienta a gusto y se duerma enseguida.

Una forma de arroparlo para que se sienta a gusto y se duerma enseguida.

Una mami sabe mejor que nadie cómo se siente su hijo, si el ruidito que emite es de queja o de placer, si está inquieto o, sin embargo, su carita le dice: «Sigue con lo que estás haciendo porque estoy muy a gusto». Por eso, a la hora de envolver a un niño, lo mejor es dejarse guiar por el tacto y la intuición. Hay que apretar el paño lo suficiente como para que el envoltorio se sostenga solo y el bebé se sienta arropado, pero no tan fuerte como para que parezca una camisa de fuerza.

Por abajo debe ofrecer suficiente espacio para que el nene pueda doblar las piernas. Envolverlo demasiado fuerte limita la libertad de movimientos y no es bueno para su cadera. La tela debe ser suave, fácil de lavar y transpirable, con un ligero porcentaje de materiales elásticos.

Para los más pequeños una manta de 60 por 90 cm es suficiente. Y lo más importante: hay que disfrutar del proceso. Al final, lo más seguro es que el pequeñín sonría de gusto o se duerma enseguida. En todo caso, parecerá un angelito.