Categorías
Especiales

Segundo mes: Las primeras sonrisas y su interés por todo lo que lo rodea

Cuando le hablas o acaricias, responde con sonrisas o sonidos.

Cuando le hablas o acaricias, responde con sonrisas o sonidos.

«Mira, mira, ¡me ha sonreído!», esta frase empieza a tener sentido ahora que el bebé ha cumplido los dos meses. El mes pasado, su sonrisa era más bien un movimiento muscular que expresaba la satisfacción de su organismo ante la ausencia de estrés. De hecho, se ha demostrado que los bebés sonríen en el útero materno. Después de la segunda semana de nacido, las voces de papá y mamá pueden provocarle una sonrisa. Y durante el primer mes lo sigue haciendo, sobre todo cuando duerme o si está relajado. Esta sonrisa inicial se relaciona con las sensaciones y la actividad del sistema nervioso central y no desaparece (en los adultos sigue manifestándose luego de una comida o al escuchar música).

Pero ahora las cosas han cambiado. Y no es sino hasta la quinta semana de vida cuando aparece su primera sonrisa real, esa que surge en respuesta a las caricias y arrullos de mamá. Pero eso no es todo: a partir de la sexta semana sonreirá sólo con verte a la cara. Se llama sonrisa social discriminada y expresa la existencia de un vínculo afectivo.

Es como un diálogo, e indica que se ha producido otro avance cognitivo: el bebé, ahora, tiene esquemas mentales permanentes de ciertos rostros. Y busca reconocerlos porque es lo que más satisfacción le provoca entre tantas caras desconocidas a su alrededor.

«¿Quién es el bebé más bonito de esta casa?», dice mamá acercándose lentamente a su bebé. Él achica los ojitos y le dedica una sonrisa. Mami se acerca más y le da un beso en su pie rechoncho. «Túuuu», le dice. Al pequeño se le ilumina la cara y vuelve a sonreír. En ese momento, la pregunta que debería hacerse es: «¿Quiénes son las personas más felices de esta casa?», y la respuesta sería: «mamá e hijo». Y es que ese tiempo de juego con el nene es uno de los momentos más bonitos, intensos y profundos que se puedan vivir. La cantidad de sonrisas que regala un niño depende de su talante pero, también, del grado y sociabilidad que le den sus padres.

QUÉ ESPERAR DE TU BEBÉ ESTE MES

? Patalea y mueve las extremidades y quizá se agarre los pies.

? Sus horarios comienzan a ser más regulares y lo asustan los ruidos fuertes.

? Es capaz de mantener la cabeza recta por unos 45 segundos (ésta es la base para poder sentarse unos meses más adelante).

? Agita los brazos, hace muecas y se interesa por los objetos de colores brillantes.

? Sigue con la mirada lo que tengas en tus manos o a ti misma, ya que le gusta mirarte a los ojos.

? Cuando le hablas o acaricias, responde con sonrisas o sonidos.

? Sus deditos se vuelven más flexibles. Se los mira con interés y, a veces, consigue metérselos a la boca. Si le colocas un objeto en la palma, cerrará los dedos alrededor de éste.