Categories
Especiales

Buenas posturas para dar pecho

El doctor Carlos Gonzázlez nos da algunas recomendaciones para elegir la mejor postura para amamantar a tu bebé.

El doctor Carlos Gonzázlez nos da algunas recomendaciones para elegir la mejor postura para amamantar a tu bebé.

Sebastián (con diez días de nacido) está sobre mamá, apenas siente el calor de ella, así como los latidos de su corazón, y él solo busca el pecho. Rápidamente se acerca hacia el pezón, apoyándose en las manos de mamá que lo envuelve con amor. Por fin, logra su objetivo y llega al pecho ?la madre impide que la cabecita de su hijo caiga de lado?, se coloca sobre el pezón y se agarra.

 

…Y SE ENGANCHA DE FORMA NATURAL

La mayor parte de la areola debe estar por afuera de la boca del bebé, rodéandola, porque el pezón está en el centro y no en la parte superior. Así tiene lugar para acomodar su lengua y succionar. La cabecita está doblada hacia atrás, de forma que el mentón baja y la nariz sube; de este modo el niño puede comer y respirar sin ningún problema.

 

CUESTIÓN DE INSTINTO

Cuando el bebé nota que algo no está bien, él mismo se reacomoda, abre la boca y se vuelve agarrar abarcando aún más el pecho. Los pequeños tienen esa capacidad durante los primeros meses, es el agarre espontáneo. El contacto piel con piel ayuda a despertar estos reflejos y le brinda a mamá y al nene una sensación de paz, serenidad y cercanía.

 

TOMAS NOCTURNAS 

Muchas mamás dan las tomas nocturnas acostadas de lado. El problema es que hay que empujar todo el tiempo al bebé por la espalda porque se separa, entonces, el pequeñín puede morder el pezón y hacer daño; asimismo, la madre tendrá que mantenerse despierta para tomarlo entre sus brazos y evitar accidentes. En cambio, si tiene al pequeño encima, podrá dormir mientras su recién nacido come con calma.

 

EL LUGAR NATURAL DE TU CUERPO PARA QUE SE ACOMODE TU BEBÉ

El lugar natural para que el bebé pueda alimentarse es el espacio que está entre la pancita de mamá y el otro pecho; incluso, si la madre fuera sometida a una cesárea, el pequeño no dará patadas en la herida. La postura resultó todo un éxito y la toma ha ido de maravilla. El nene acabando de comer, suelta el pezón y cierra los ojitos con cara de satisfacción. ¡Hasta la siguiente toma!

 

CÓMO AMAMANTAR SENTADA

BIEN: La mamá pone la mano en la espalda de su pequeño y lo toma por las pompis con la otra. La cabeza del nene queda frente al pecho, sobre el antebrazo de su madre y no en el hueco del codo. Es importante que todo el cuerpecito del bebé (pechito, barriga, piernas) toque a la madre, que esté bien pegado.

MAL: Con la mano en las pompis y la cabeza en el codo de la mamá, está muy alto, pues tiene que flexionar el cuello para llegar al pecho, le cuesta tragar y no puede colocar la lengua.

BIEN: Con un solo brazo mamá sujeta las piernas, las pompis, la espalda e, incluso, la cabeza del bebé, quedando libre el otro brazo para acariciarlo. Lo mejor para mantener al nene pegado durante la toma es sostenerlo con la mano contraria al pecho del que esté comiendo. Hay que acercarlo muy suave, sin miedo, en la parte alta de la espalda, pero no por la nuca, pues eso le molesta. En esta posición la nariz sube y se separa del pecho.

MAL: El eje de la cabeza del bebé y el eje del pecho están formando un ángulo. El recién nacido tiene que hacer un esfuerzo para tomar el pezón. La toma puede ser larga y molesta para ambos.

BIEN PEGADITO A SU MAMÁ

BIEN:  La posición de «caballito»es buena para los bebés con frenillo, pues no se agarran tan bien. No lo habíamos dicho hasta ahora, pero el frenillo submucoso (de los que no se ven, pero se palpan como un tabique duro al pasar el dedo por la lengua) les produce problemas al comer. Con el nene a horcajadas sobre su muslo, puedes empujarle bien la espalda, y el niño echar la cabeza para atrás, bajar más la mandíbula y así succionar mejor.

MAL:  Es útil conocer otras posturas e ir variando. La del «balón de rugby» es la mejor tras la cesárea y para amamantar a gemelos. Al principio, el nene está demasiado acostado. Estaría bien si los pechos apuntasen hacia abajo. Pero los pechos de mamá señalan hacia adelante y el bebé tiene que acomodarse un poco más vertical.