Categorías
Especiales

Ventajas para tu hijo de ser una mamá sin pareja

La maternidad en soltería es cada vez más frecuente y la forma de vivirla ha cambiado. aunque sus retos no son menores, ahora se vive como un privilegio. De hecho, tienes mucho que aportar al desarrollo emocional de tu hijo. Mira las ventajas de ser una mamá sin pareja.

Los tiempos están cambiando y aunque ahora hay muchas más opciones que la tradicional para organizarnos en familia, tener un bebé sin el apoyo de un compañero, continúa siendo el gran reto que enfrentan un considerable número de mujeres en todo el mundo.

Desde las que planearon acudir a una clínica para una inseminación artificial, hasta quienes experimentaron un abandono que no imaginaban o decidieron separarse de su pareja. La gama de causas por las que se ejerce la maternidad en solitario es muy variada, y aunque a veces esto se ve como un estigma, también hay quien lo considera un privilegio.

¿Por qué no?

A fin de cuentas, los desafíos y las satisfacciones que proporcionan los hijos son los mismos bajo cualquier circunstancia, y desde ciertos enfoques, cuando se maneja adecuadamente la ausencia del papá, hasta puede llegar a ser un área de oportunidad para sumarle a la experiencia y hacer de ella algo especial.

No olvidemos que aunque la sociedad la haya llenado de títulos, creencias, prejuicios y «deber ser», que a veces no nos permiten apreciar a la maternidad en su justa medida, pues es algo trascendental y profundo. Revisar su verdadero significado es obligatorio para quien quiera vivir y disfrutar intensamente la experiencia, independientemente de la circunstancia en la que se haga.

Informarse mediante libros o revistas, escuchar los consejos de los expertos y aprender de las madres que lo lograron (y son extremadamente felices), es una manera de generar nuevas formas de pensar, de sentir y de hacer. ¿Eres mamá sin pareja? No importa, mejor aligera la carga emocional, libérate de fantasmas y ¡a disfrutar a plenitud!

Ventajas para tu hijo de ser una mamá sin pareja

Mamás fuertes y decididas-hijos con alta autoestima y empoderados

La forma de referirse a una madre sin pareja es «mamá soltera» y aunque esto describe un estado civil, suele tener connotaciones negativas relacionadas con la compasión o el desdén. Debido a los estereotipos, cuando pensamos en una madre soltera, casi sin darnos cuenta, hacemos una asociación con el abandono, con la imposibilidad de conseguir pareja o con una personalidad incapaz de tomar las riendas de su vida; pero muchas veces, es al contrario.

Con la cantidad de información sobre contracepción o las legislaciones que permiten la interrupción legal del embarazo, nos enfrentamos a nuevas generaciones de mujeres que desde la responsabilidad, la fortaleza y el deseo, deciden tener solas a sus hijos. Así como hay mujeres que no tienen la vocación de ser madres, hay quienes la tienen profundamente arraigada y buscan y toman la oportunidad, cuando se presenta.

Por ello, es fundamental para su autoestima y la de sus hijos, que no permita la desvalorización de su estado, porque lo que ellas viven, simplemente es una circunstancia distinta y de esto su hijo tiene la gran oportunidad de aprender de su madre el empoderamiento con que ella va tomando su propia vida.

Mamá no tradicional- hijo proactivo, líder e independiente

Al ser un modelo que se sale de lo establecido, es normal que surjan los cuestionamientos, las dudas y los temores. Si detectas que hay algo de esto es importante acudir a terapia. También hay que hacerlo si te das cuenta de que tu vida gira en torno a ese hijo y no hay motivaciones fuera de la maternidad.

¿Cómo embona ese hijo en el sistema familiar? ¿Qué le voy a decir de su papá? ¿De qué manera va a influir en la toma de decisiones importantes en cuanto al trabajo, pareja o más hijos? ¿Cómo puedo proporcionarle una figura paterna?

Con el paso del tiempo, éstas y otras cuestiones irán aflorando y hay que estar con las antenas bien puestas para generar soluciones creativas, inéditas y justo a la medida de nuestra familia especial. Esto te dará la fortaleza para confrontar cualquier obstáculo social por ser mamá soltera, pero también, para demostrar a tu hijo que uno mismo va construyendo su propia vida.

Mamá resiliente y constructiva- hijo seguro de sí mismo y positivo ante la vida

La española Mireya Posada, quien fuera abandonada por su pareja cuando supo de su embarazo, escribió un libro y da charlas motivacionales al respecto. Ella afirma que «las mamás sin pareja deben dejar ir los sentimientos adversos y pensar que al final del día, ellas se quedaron con la mejor parte: ¡sus angelitos!».

 Y agrega que tener una pareja no garantiza que una madre tenga menos trabajo, mejor compañía o más solvencia. «Hay mujeres perfectamente casadas que viven falta de respeto, desamor y estancamiento». En cambio, una madre soltera plena, orgullosa y sin complejos, tiene la autonomía y la motivación necesarias para transformar su circunstancia en una energía formidable que le permita darle la vuelta a las historias de sufrimiento, para, de la mano de sus hijos, escribir su propia gran historia de éxito como mamá solita.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Existe la familia perfecta?