Site icon Padres e Hijos

10 dudas frecuentes de la lactancia

10 dudas frecuentes de la lactancia

10 dudas frecuentes de la lactancia

No importa si es tu primer bebé o ya tienes experiencia, es normal que surjan muchas dudas. Te damos las respuestas algunas de las más frecuentes.

¿Tomó suficiente leche?

Quizá come bien si a la madre no le duele y lo ve haciendo movimientos lentos de toda la mandíbula, no sólo los movimientos rápidos de los labios (que suelen hacer al comienzo de la toma y al tragar). Si hay molestia, habrá que pedir ayuda a la enfermera. Dar el pecho no debe lastimar. Cuando un recién nacido está muy débil, como en el modo de «ahorro de energía», llora poco, casi no se mueve y duerme mucho, fácilmente se inicia un círculo vicioso: «el que no llora, no mama». Por eso, no puedes confiarte porque «parece satisfecho» o «duerme mucho». Si el niño llora tal vez no sea por hambre, sino por otra razón. Debe revisarlo el médico.

 

¿Despertarlo o no para darle pecho?

Normalmente no es necesario despertar a un bebé para que coma. Pero sí es preciso estar atenta para darle el pecho a la primera señal. No hay que esperar a que llore, sino ofrecerle pecho en cuanto se mueva o haga algún ruido. El objetivo es conseguir diez o 12 tomas en 24 horas (algunos pequeños hacen menos, y si van engordando, es que no necesitan más). De manera excepcional, cuando un bebito pierde demasiado peso, el doctor te recomendará que lo recuerdes para darle las tomas de madrugada.

 

Se duerme mientras come

A veces, el recién nacido se duerme cuando está comiendo, recargado en el pecho, ¡para eso sirve! Por lo regular no hace falta moverlo ni insistir, simplemente volver a darle cuando se despierte. Si da la impresión de quedarse dormido demasiado rápido y no ha tenido tiempo de comer, conviene vigilar el peso.

 

Sufre de pérdida de peso

La pérdida excesiva de peso puede indicar un problema de lactancia o una enfermedad. Mientras se busca la causa, conviene aumentar la producción de leche sacando después de cada toma (seis veces al día o más). Hay que ser persistente, poco a poco, la cantidad irá aumentando. Después hay que intentar darle al bebé la leche que se ha obtenido: si la contrariedad era por lactancia, se la tomará y engordará. Si la rechaza y pierde peso, deberá verlo el médico

 

Fue un bebé rematuro

Los bebés prematuros o enfermos no pueden mamar (ni tomar el biberón), hay que darles la leche por sonda. En el hospital le explican a la mamá cómo sacarse la leche, al menos seis veces al día. Es fundamental empezar poco después del parto, en las primeras horas y así estimular una correcta producción.

Nació por cesárea

A veces el nene está al pecho mientras el médico termina de coser la herida. Es fundamental ponerlo al pecho lo antes posible y alimentarlo con frecuencia. La anestesia en la leche no causa ningún problema (el golpe de anestesia lo recibió el nene a través de la placenta, justo antes de la cesárea; comparado con eso, no tiene importancia).

 

¡Son gemelos!

Muchas madres dan lactancia materna exclusiva a gemelos, incluso trillizos. Hay que hacer como siempre: ponerlos al pecho enseguida y dárselos con mucha frecuencia. Es bueno buscar alguien que haga las tareas de casa, porque la mamá no tendrá tiempo.

 

El mejor método para evitar las grietas en los pezones

La principal causa de grietas en el pezón es la mala succión, porque el niño está mal colocado (demasiado separado, con la boca poco abierta, agarrando sólo el pezón), por un frenillo lingual o por una combinación de ambas cosas. El método se encaminará a corregir la causa; las pomadas y cremas no suelen ser útiles, pero en algún caso se aplica una pomada antibiótica si se sospecha que la herida se ha infectado.

 

Tiene frenillo linguae

Alrededor de 5% de los bebés tiene un frenillo corto en la lengua que no les permite comer bien. A veces, este llega hasta la punta de la lengua y en otros casos afecta sólo la parte posterior; puede incluso ser submucoso: no se ve, pero se palpa pasando el dedo bajo la lengua. El frenillo corto suele causar problemas para succionar: tomas muy largas, dolor o grietas en el pezón y escaso aumento de peso. En ocasiones, una buena posición en el pecho permite que el niño mame bastante bien, a pesar del frenillo, pero muchas veces es necesario cortarlo (una sencilla intervención con anestesia local). Mientras tanto, es importante sacarte la leche después de las tomas (para aumentar la producción) y dársela al niño (para que suba de peso).

 

¿Se puede bloquear un conducto? ¿Qué hago?

Si la mamá nota una zona del pecho caliente, roja y dolorosa es síntoma de que se ha bloqueado un conducto, conviene que siga dando de mamar (colocando si es posible la lengua del bebé en la dirección de la inflamación), pues la succión ayuda a desbloquear la obstrucción y facilita el flujo de líquido. También sirve aplicar calor entre tomas, masajear el área afectada e intentar sacar leche, al menos tres veces al día después de tres las tomas, para vaciar mejor los pechos.

Si aparece fiebre alta, mucho malestar o si la fiebre no es muy elevada, pero no desaparece en 24 horas, hay que consultar al médico por si fuera necesario tomar un antibiótico. No obstante, las mastitis infecciosas muchas veces se curan sin necesidad de medicamento, sino con sólo vaciar el pecho y seguir la lactancia. No es buena idea destetar en caso de mastitis, pues la infección podría agravarse y convertirse en un absceso.

Exit mobile version