Categories
Especiales

Mes 11 del bebé: Comienza la etapa del “yo solito”

Se siente mayor y le gusta comer solo. Hay que dejarlo, aunque no lo haga tan bien.

Se siente mayor y le gusta comer solo. Hay que dejarlo, aunque no lo haga tan bien.

Se hace más sociable: ha descubierto a los otros niños y le gusta estar cerca, aunque no juega realmente con ellos. Eso sí, le encanta tener compañía de las personas a las que quiere. Ya disfruta del placer de ofrecer objetos a otros, sobre todo a mamá.

Es evidente que el bebé necesita menos ayuda para moverse, jugar y comer. Le fascina estar de pie e, incluso, es capaz de divertirse él solo tranquilamente durante varios minutos. Pero eso no significa que no necesite a mamá: sigue disfrutando de tu compañía, le gusta que le cantes, le cuentes un cuento y constantemente tratará de incluirte en sus juegos.

Ocurre que, a partir de ahora, el pequeñín se hará cada día más independiente, puesto que ha desarrollado sus movimientos y ganado en seguridad. Gran parte de estos avances la tiene al haber alcanzado la habilidad manual suficiente para manipular objetos pequeños, lo cual se logró con la estimulación adecuada. Pero todavía hay mucho más:

– Llega a cualquier lugar de la casa prácticamente sin ayuda. Puede gatear, sentarse, arrastrarse e ir apoyándose en los muebles. Lo importante es que ya sabe adónde quiere ir. Y no sólo eso: conoce la ruta más corta.

– Pasa él solo las hojas de los libros para bebés y es capaz de sujetar dos objetos con una mano sin que se le caigan. Se concentra enormemente cuando trata de resolver algún rompecabezas, que a veces logra solucionar por su cuenta, lo que le hace parecer «un chico serio». Ya continúa una tarea hasta que la completa, incluso durante diez minutos o más.

– Puede sentarse en la tina perfectamente y sabe entretenerse con los juguetes del baño que flotan a su alrededor. Aun así, no debes dejarlo solo, porque podría resbalarse y caer al estar jugando o si tratara de alcanzar algo. Ya es todo «un niño grande» que no usa más el biberón y ahora bebe de una tacita con asas.

– Necesita tocar, chupar, tirar, experimentar… por eso es bueno dejarlo comer solo, ya sea tomando los alimentos con sus propios deditos y llevándoselos a la boca, o bien, ensayando el difícil manejo de la cuchara (la cual tardará en utilizarla bien). Como en los meses anteriores, hay que permitirle practicar, aunque se llene de manchas. Además, le encanta ser parte de las comidas familiares. Sentado en su periquera, se siente uno más y se anima a probar nuevos sabores.

QUÉ ESPERAR DE TU BEBÉ ESTE MES:

? Si gatea (no todos lo hacen) se desplazará con agilidad y puede que se mantenga de pie con soltura.

? Manipula e investiga mejor los objetos tomándolos con las manos.

? Usa la cuchara con la mano y disfruta imitando la forma de comer del resto de la familia.

? Reconoce cuando se nombra a papá o a mamá y los busca y, además, repite esas palabras. Quizá por eso es más consciente de la importancia del lenguaje. Entiende cuando le llaman por su nombre.

? Sigue instrucciones básicas sin referente visual. Por ejemplo, al salir de la habitación, una persona se vuelve, le saluda con la mano y le dice adiós. Después, baja las manos y le pide al pequeño que lo vuelva a saludar. El niño lo entiende y recuerda cómo hacerlo.