Site icon Padres e Hijos

5 problemas de la lactancia (y sus soluciones)

5 problemas de la lactancia (y sus soluciones)

5 problemas de la lactancia (y sus soluciones)

Aunque la lactancia es un proceso natural, es normal tener dudas y también molestias si el bebé no come bien.

1. Pechos congestionados

Se hinchan por dos motivos: la acumulación de leche e inflamación de los tejidos. Cuando predomina la acumulación de leche el mejor tratamiento es sacarla. ("Y si me saco la leche, ¿no tendré más?". Sí, y habrá que  volverla a sacar). Pero si se presenta inflamación, el sacaleches es contraproducente, pues lo único que consigue es atraer el líquido al pezón y dejar la zona aún más hinchada, lo que comprime los conductos e impide que salga líquido.

Es más útil sacarse la leche con la mano, puesto que el pezón y la areola no se hinchan más, sino que se vacían. A veces, es necesario comprimir durante diez minutos el área para desbloquear los canales y poder sacar el alimento.

 

2. Pezones planos o invertidos

Los bebés, en general, pueden succionar aunque el pezón sea plano o invertido, porque no toman del pezón, sino del pecho. El pezón sirve, sobre todo, como señal táctil que les indica dónde hay que mamar. Si todo el pecho es redondo como una pelota, sin nada que sobresalga, les cuesta más encontrar el sitio exacto. Pero lo hallarán si les ayudamos (una enfermera puede orientar a la madre). La mayoría de los pezones planos o invertidos (pero no todos) sale sin ayuda a lo largo del embarazo, sin necesidad de hacer nada, y protuyen (sobresalen totalmente) normalmente en el momento del parto. Y si no, los saca el niño en pocos días mediante su propia succión.

En otro tiempo se había recomendado ejercicios durante el embarazo para así sacar el pezón e, incluso, unas pezoneras que se llevaban en el sujetador con el mismo fin.

Pero se ha visto que ni los ejercicios ni las pezoneras sirven de nada; el pezón sale solo o no sale.

 

3. Infecciones del pezón

Normalmente las grietas en los pezones sólo duelen mientras el niño está comiendo, pero si se consigue una buena posición, suelen dejar de lastimar (cuando se coloca bien, los labios no aprietan sobre la grieta, sino más adentro).

Si el dolor que sientes es persistente, incluso aumenta, aunque el bebé suelte el pecho, lo más seguro es que el pezón esté infectado. Antes, los especialistas pensaban que eran infecciones causadas por hongos (cándidas), pero parece que en casi todos los casos no son éstos, sino bacterias. Todavía no está claro cuál es el mejor tratamiento en estos casos: una pomada antibiótica, antibióticos por vía oral, inclusive lactobacilos orales (que en un estudio parecen ser tan efectivos como los antibióticos y con menos efectos secundarios).

De cualquier modo, es preciso que tú y el médico busquen la causa, que, en muchas ocasiones, suele ser una mala postura o que tu nene tenga frenillo lingual.

 

4. Sale mucha

Durante los primeros días, a veces, hay un cierto exceso de leche que pronto se corrige. Cuando el bebé no mama bien (por una mala posición o a causa del frenillo), el cuerpo responde produciendo un excedente de líquido, que sale a chorro y hace que el pequeño se atragante.

 

5. Sale poca

El peso del bebé es lo único que nos puede decir si come suficiente o no. Si el niño engorda, no importa lo blandos que parezcan los pechos o lo poco que goteen: si engorda es que está comiendo. Si no sube de peso, conviene buscar un profesional o una asesora de un grupo de madres que ayude a encontrar la causa del problema, y mientras tanto sacarse la leche y ofrecerla al nene.

 

 

LA LIGA DE LA LECHE EN MÉXICO

Es una organización que promueve y apoya la lactancia materna, con un método de crianza que valora la maternidad, lo que tiene como resultado grandes beneficios para la salud física y emocional, no sólo del recién nacido y la mamá, sino de la familia completa. Fue fundada en 1972, y registrada como asociación civil en 1982. Esta asociación, afiliada a La Leche League International, es el organismo más antiguo y grande en su género. Cuenta con diversas maneras de apoyar a las nuevas mamás:

– Grupos de apoyo. Aquí, la futura mamá y la que está lactando reciben e intercambian información teórica y práctica sobre lactancia materna.

– Apoyo telefónico.

– Apoyo vía e mail. Las líderes de La Liga de la Leche son madres que han amamantado a sus hijos y que han aprendido cómo ayudar a otras mujeres que tienen preguntas y dudas sobre la lactancia materna.

En México hay más de 60 líderes que atienden gratuitamente a miles de madres cada año a través de las reuniones mensuales y llamadas telefónicas. Para más información:

www.llli.org/mexico.html

Exit mobile version