Categorías
Nutrición

10 buenas razones para que tú y tu familia coman fresas

Las fresas son una de nuestras frutas favoritas, pues son uno de los ingredientes más comunes en los postres, ¡y solitas también son deliciosas!

Además de su delicioso sabor, las fresas también tienen grandes beneficios para la salud de toda tu familia. Aquí te damos 10 buenas razones para que incluyas esta fruta en tu dieta:

Para cuidar la línea: las fresas son bajas en calorías, por lo que pueden ser una excelente colaciòn cuando tienes apetito.

1. Es hidratante: la fresa se compone de 85% agua, por lo que es perfecta para comer en épocas de calor.

2. Ayuda a depurar el organismo: gracias a su alto porcentaje de agua, las fresas depuran tu organismo y lo limpia de toxinas.

3. Tiene antioxidantes: ¿quieres que tu piel se vea joven y saludable? Las fresas poseen un alto contenido de vitamina C, las cuales retrasan el envejecimiento.

4. Regulan el colesterol: una dieta que incluya fresas puede ayudar a disminuir el colesterol malo.

5. Combaten el estreñimiento: gracias a su alto contenido en fibra, las fresas ayudan a regular la función intestinal y a evitar problemas de estreñimiento.

6. Desinflamantes: al ser una fuente natural de ácido salicílico, las fresas son consideradas como un desinflamatorio natural.

7. Combate problemas de gota: las propiedades de la fresa evitan los altos niveles de ácido úrico, causantes de los problemas de gota.

8. Dentrífico natural: aunque no lo creas, las fresas ayudan a limpiar la dentadura, además de que previenen la aparición de caries y la formación de sarro, gracias a sus propiedades bactericidas.

9. Son ricas en vitaminas del complejo B, necesarias para las funciones vitales del organismo.

10: Versátiles para preparar: además de que las puedes disfrutar en postres, también puedes preparar con ellas smoothies, licuados, crepas y mucho más.

¿Los niños son alérgicos a las fresas?

Muchos papás evitan darles fresas a los niños porque este fruta tiene fama de provocar alergias.

Lo cierto es que no todos los niños son alérgicos a las fresas. La alergia debe ser diagnosticada por un especialista. Si éste no encuentra ningún inconveniente, los niños pueden comer fresas en su dieta habitual.

Lo mismo ocurre durante la lactancia: si te encuentras en esta etapa, consulta a tu médico sobre la posibilidad de que tu bebé padezca una alergia si consumes fresas.

Por Josselin Melara