Categorías
Padres e Hijos

3 errores comunes de los papás a la hora de dormir a los niños

“Olvídate de volver a dormir bien” o “duerme ahora que puedes”, son frases que constantemente escuchan los padres antes de la llegada de sus bebés, pero esto no tendría por qué ser así, pues el que un bebé duerma toda la noche no es producto de la casualidad. Te invitamos a evitar los errores más comunes a la hora de dormir a los niños. 

¿Cuáles con los errores a la hora de dormir a los niños?

Error #1 Intervenciones prematuras o innecesarias

Los recién nacidos son muy ruidosos, pueden llegar a balbucear, quejarse o incluso a llorar, pero eso no significa que estén despiertos. Muchas veces los papás malinterpretan estos sonidos pensando que su bebé despertó e intervienen de forma innecesaria interrumpiendo el proceso de volver a dormir; por eso, es necesario que si tu bebé hace ruidos por la noche, le des unos minutos para ver si regresa a dormir él solito y de esa forma no interrumpir su sueño.

Error #2 Asociaciones de sueño como leche o arrullo

Si bien la leche y el arrullo son sumamente necesarios en los primeros meses de vida para calmar a tu bebé, una vez que éste ha desarrollado la capacidad para tranquilizarse solito (alrededor de los 3 meses), es necesario eliminar gradualmente ambas actividades a la hora de dormir, ya que de lo contrario, esa será la única forma en la que aprenda a conciliar el sueño, necesitándolas a lo largo de la noche para regresar a dormir.

En su lugar puedes ayudarlo a hacer la transición sustituyendo esa leche y arrullo, por abrazos cariñosos y acariciando su espaldita hasta que se tranquilice, pero cuidando no cometer el siguiente error.

Error #3 Acostar a los niños ya dormidos

Grandes y chicos nos despertamos brevemente durante toda la noche; si las mismas condiciones que cuando conciliamos el sueño al inicio de la noche permanecen, regresamos a dormir sin problema entrando al siguiente ciclo de sueño, pero si tu bebé entra a su cuna o cama ya dormido, cuando despierte y vea que está en un lugar distinto a donde concilió el sueño originalmente (o sin leche, ni arrullo), necesitará de tu ayuda para recuperar esas mismas condiciones.

Por eso es necesario acostar a tu bebé adormilado, pero despierto y que ahí concilie el sueño solito, para que en medio de la madrugada cuando despierte, encuentre todo de la misma forma que como estaba y pueda regresar a dormir sin problema.

Como verás, estos errores son tan fáciles de evitar, que si actúas de forma preventiva, tu bebé dormirá como el angelito que es desde muy temprana edad y toda la familia disfrutará de un sueño de calidad e ininterrumpido.

Por Romelia Rubio, psicóloga clínica especialista en sueño infantil y fundadora de Happy Nights.

Te invitamos a leer también: 

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor