Categorías
Padres e Hijos

¡Auxilio! Mi hijo siempre está sucio

Si cada que volteas a ver a tu hijo, cierras los ojos y exclamas: ¡cielos, mi hijo siempre está sucio!… Te diremos que es normal ¡y signo de que es un niño sano!

Sí, ya sabemos que a ti te da el infarto cuando ves la ropa sucia, llena de tierra, plastilina, pintura… Pero es normal y saludable que siempre veas a tu hijo con la ropa sucia.

La única razón real: ¡disfruta mucho ensuciándose!

Los niños de uno a seis años están en un proceso de exploración de su entorno. Cuando era bebé, tu hijo seguro se llevaba todo a la boca. Ahora satisface esa curiosidad manipulando los objetos y apropiándose de él con lo que puede: araña, aplasta, rompe, escarba…

¿Tu hijo ama saltar en los charcos? ¿Jugar con lodo? ¿Comer el pastel con las manos? ¿Tu hijo siempre está sucio?

Gracias a estas acciones aprende a expresar sus emociones y a conocer su propio cuerpo (la destreza de sus dedos, la presión que ejercen sobre las cosas…).

A su edad, ten en mente que no le importa su aspecto y no entiende muy bien la diferencia entre “limpio” y “sucio” y sé consciente de que cuando juega, no se da cuenta de que se está manchando.

El concepto de limpieza que tenemos los adultos es muy distinto. Pero no le puedes exigir a tu hijo mientras juega que no se ensucie y menos regañarlo.

Evita decirle frases como:

“Mira tu ropa”

“Qué sucio estás”

“Eres muy cochino”…

Sabemos que está la creencia social que te agobia como mamá ya que se piensa que un niño limpio es igual a que tiene buenos padres, pero te tenemos una sorpresa: ¡es a la inversa! Un niño sucio es igual a un niño feliz (claro, hay sus excepciones y no hay que exagerar, después de cada juego, hay que lavarle las manos y meterlo a bañar para evitar infecciones y enfermedades).

Establece límites razonables, por ejemplo, si tu hijo va a jugar al patio, con plastilina, pintura o algo que seguro le dejará una mancha, cámbialo de ropa y di frases como estas:

“Puedes jugar con la plastilina si te quitas tu playera nueva”.

“Juega en el pasto todo lo que quieras, pero antes de entrar a casa, sacúdete bien”.

Lo ideal es inculcarle a tu hijo buenos hábitos de higiene y salud, y que debe lavarse las manos después de jugar, antes de comer y después de ir al baño.

¿Cómo te hace sentir que tu hijo siempre esté sucio?