Categorías
Padres e Hijos

¿Estás enseñando a tu hijo a conectar con sus emociones (o a ignorarlas)?

El mensaje acerca de las emociones que tu hijo está recibiendo de ti importa mucho para que él sepa construir (o no) una buena relación consigo mismo. Descubre la forma como estás enseñando a tu hijo a conectar con su emociones.

La experta en inteligencia emocional, Eli Martinez explica en su libro Crea una vida a tu medida, que los padres tienen los siguientes estilos a la hora de educar las emociones de sus hijos.

Estilos de enseñar a tu hijo a conectar con sus emociones

¿Cuál es el tuyo?

Despreciativo. Los niños aprenden que no está bien sentir, que las emociones son inválidas o inapropiadas: ¡no seas un chillón! ¡eres un berrinchudo feo!

Condenatorio. Lo mismo que el anterior, pero el niño asimila también la idea de que él está mal, que hay algo malo en él por sentir, por lo que empieza a experimentar culpa y vergüenza frente a sus emociones, tanto positivas como negativas. ¡Y las esconde!

No intervencionista. Los padres aceptan a sus hijos de modo incondicional pero no ponen límites a su emociones destructivas; el niño se vuelve ingobernable. Por ello es importante que los padres sepan contener las emociones de sus hijos; siempre busca ayudarlo a reconocer sus emociones hablándole de las tuyas y a expresarlas de manera positiva: si estás enojada diciendo por qué, por ejemplo, sin agresión o violentarte.

Competente. Se genera un clima de comunicación, asertividad y empatía, hay una clara expresión emocional, contención, seguridad y confianza entre papás e hijos. Se crea una intimidad emocional, por lo tanto, el niño aprende que está bien expresar sus emociones, siempre con ecuanimidad y cuidando su propio bienestar emocional.

¡Cuál es tu estilo? Asegúrate de que tu hijo esté aprendiendo una sana expresión de sus emociones, así como a reconocerlas y a aceptarlas aunque sean negativas,
por que son parte de su humanidad.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!