Categorías
Padres e Hijos

Es común que los segundos hijos presenten mal comportamiento

¿Has tenido la sensación que los segundos hijos son más latosos que los primeros?

Un estudio publicado en verano de 2017 reveló que «en familias con dos o más hijos, los niños nacidos en segundo lugar son entre un 20% y un 40% más propensos a ser castigados en la escuela e ingresar el sistema de justicia penal en comparación con los primogénitos». Por decirlo de un modo suave: son más latosos.

El método científico ha confirmado que los hermanos mayores suelen destacar más en las pruebas de inteligencia que los menores y que, en el lado opuesto, tienden a padecer más problemas de salud. De igual manera sabemos que hay hermanos menores que, a pesar de todo, han conseguido grandes triunfos en la ciencia o la cultura. El orden de nacimiento en el seno de una familia parece influir en una serie de factores, pero ¿y en el comportamiento?

La constante sospecha de que los primogénitos son más obedientes y centrados y los segundos, más rebeldes, podría tener fundamento.

El estudio, llevado a cabo por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), comparó documentos de dos sociedades aparentemente diferentes como son la de Florida (Estados Unidos), donde se examinaron los expedientes académicos de escuelas públicas de los nacidos allí entre 1994 y 2002, y Dinamarca, donde se tuvieron en cuenta información del Registro Criminal relativa a aquellos que habían nacido entre 1981 y 1990.

Los resultados fueron impactantes: en Dinamarca, los segundos hermanos presentan más problemas de conducta como hiperactividad desde los 12 años y hasta los 21 años, los varones están un 40% más presentes entre los encarcelados que los primogénitos (un 36% más cuando se trata de delitos con violencia). En Florida, son castigados un 29% más en la escuela que los mayores.

TEXTO: RODRIGO GONZÁLEZ