Categories
Padres e Hijos

¿Mamá primeriza? Estos consejos son para ti

A continuación encontrarás una serie de consejos que te ayudarán a que estés preparada y no entres en pánico con tu cuerpo ni con tu recién nacido.

Ser mamá por primera vez no es una condición fácil y sobrellevarla será una ardua labor. La madre sufre múltiples cambios en su cuerpo los cuales son muy normales. Pero la desinformación y la falta de cultura en cuestión de salud y embarazo puede traer complicaciones médicas o simplemente situaciones incómodas relacionadas con el estrés.

Puede ser que la madre primeriza note algunas venas marcadas en la cara. Esto no debe preocuparla pues cuando se da a luz por parto natural, las venas se saltan el el rostro por la gran labor de parto al momento de pujar. En pocos días desaparecerán.

Si el doctor llevó a cabo una epistomía (incisión que se practica en el periné de la mujer, partiendo de la comisura posterior de la vulva hacia el ano, con el fin de evitar un desgarro de los tejidos durante el parto y facilitar la expulsión de la criatura) es viable que se presente ardor al orinar. Para evitarlo, la mujer deberá inclinarse hacia adelante al evacuar la orina para evitar que ésta toque la herida y así prevenir el ardor.

Es importante realizar los Ejercicios de Kegel también después del embarazo ya que estos ayudan a fortalecer el suelo pelviano y sirve para evitar la pérdida de orina que puedan tener al reír, estornudar o toser. Estos ejercicios se hacen contrayendo los músculos pelvianos como si se quisiera cortar el flujo de la orina. Se debe contraer por cinco segundos y luego relajar la zona. Así sucesivamente por un buen lapso de tiempo.

También es muy habitual que las madres presenten hemorroides después de dar a luz. Para aliviarlas es importante tomar baños de inmersión con agua tibia.

En relación a la apariencia del recién nacido, es normal que éste presente su piel casi transparente por la inmadurez de sus sistema circulatorio. También suelen estar arrugados por haber permanecido 9 meses en el líquido amniótico dentro de la madre.

En caso de que el bebé haya nacido prematuramente, es normal que presente una fina capa de vello que en pocas semanas se irá cayendo hasta desaparecer en su totalidad.

Otro hecho que pone de nervios a las mamás primerizas es que pareciera que el bebé hiciera bizcos. Esto es normal y se da porque todavía no controla los músculos oculares. Con el tiempo su enfoque se irá corrigiendo.

Es importante que en los primeros días del bebé no se le bañe. Se debe esperar a que se le caiga el cordón umbilical. Hasta entonces no se les podrá sumergir en agua pero sí se les puede limpiar con suaves esponjas.

Respecto a la lactancia hay que tener en cuenta que la leche materna es el mejor alimento que se le puede dar al bebé. Asimismo la lactancia es favorable para que las madres recuperen su figura habitual  más rápido de lo normal y tienen menor probabilidad de sufrir depresión post parto.

Lo que la madre come y bebe se le transmite por la leche al recién nacido, por eso es importante cuidar la alimentación después del embarazo. Cuidado con las cremas anti celulitis, éstas suelen tener cafeína.

Procura dormir al bebé boca arriba y evita que esté demasiado tiempo tapado ya que esto puede incrementar el riesgo de muerte súbita. Es recomendable que durante los primeros seis meses el bebé duerma en la misma habitación que sus padres.

No hay que evitar el ruido ya que durante el día es recomendable que el recién nacido se acostumbre a los sonidos habituales que hay en casa. De esta manera el bebé podrá dormir a cualquier hora sin necesidad de que en casa se suspendan ciertas labores por la siesta del niño.

TEX