Categorías
Padres e Hijos

Murió el hombre que descubrió cómo sentimos alegría, Paul Greengard

Paul Greengard descubrió cómo funciona la dopamina, la sustancia química generadora del buen ánimo y de cómo sentimos alegría.

Pero su revelación trajo más conocimiento para el bienestar de la humanidad: gracias a su investigación se supo que las reacciones químicas del organismo despiertan trastornos como la depresión, la esquizofrenia, el párkinson y el alzhéimer. Por supuesto, esto le mereció el Premio Nobel de Medicina de 2000.

El neurocientífico estadounidense murió a sus 93 años, el pasado sábado 13 de abril. Su historia inició en plena Segunda Guerra Mundial, cuando a los 17 años fue enviado al Instituto Tecnológico de Massachusetts para participar en un equipo que intentaba desarrollar un sistema de alerta para interceptar aviones japoneses kamikazes y una vez la guerra terminó, al desarrollo de bombas atómicas.

Pero su pensamiento era otro: “Pensé que había mejores maneras de pasar mi vida que intentando destruir la humanidad”, afirmó en 2013 en una entrevista en la revista especializada The Journal of Clinical Investigation.

Greengard comenzó el estudio de las sinapsis, las conexiones neuronales descubiertas por Ramón y Cajal, así como de la dopamina, sustancia química que el médico sueco Arvid Carlsson había observado actuaba como transmisor en el cerebro y estaba relacionada con el control de los movimientos.

Pero Greengard descubrió el mecanismo exacto mediante el cual la dopamina y otras moléculas transmitían su mensaje y fue así como concluyó que era generadora de un estado de ánimo específico: la alegría. También, otras de sus funciones, como la transmisión de señales entre dos áreas del cerebro, la sustancia negra y el cuerpo estriado, para producir movimientos del cuerpo voluntarios y uniformes.

Justo por este descubrimiento, el estudio de Greengard tuvo impacto en las personas con párkinson, quienes carecen de aproximadamente el 70% de las células productoras de dopamina en la sustancia negra. Igual que en lo tratamientos de la depresión, la esquizofrenia y otras enfermedades mentales.

Una historia de vida que seguro a tu hijo le gustará saber; cuéntale de Paul Greengard.