Categorías
Padres e Hijos

10 tips para ayudar a tu hijo a iniciar clases de natación

¿Tu hijo quiere iniciar clases de natación? Si después de las últimas vacaciones en la playa o las albercas, a tu hijo se le despertó este deseo, sigue estas recomendaciones para alentarlo más y comenzar ¡con todo!

  1. Acude con tu hijo a una revisión médica para asegurarte de que todo esté bien. Pon atención en sus oídos, nariz, garganta, que no tenga ningún tipo de infección, pues se le podría complicar al contacto con el agua clorada.
  2. Define el horario que tienen disponible para las clase con base a la rutina de tu hijo: sus hábitos de sueño, de comidas, de hacer la tarea, de jugar… Considera que es importante que consideres que debes esperar hora y media después de comer para entrar a la clase de natación.
  3. Platica con el coordinador e instructor de las clases acerca de la personalidad de tu hijo, de lo que le gusta o no, por ejemplo, puede ser que a tu hijo no le guste que lo toquen los extraños, o sea tímido, o le cueste trabajo superar sus miedos… Es bueno que él esté enterado para que pueda ayudarlo de mejor forma con técnicas pegagógicas adecuadas.
  4. No te desesperes por querer ver resultados en tu niño. Algunos niños pueden tardarse hasta tres meses en adaptarse al agua. Justo por esto, conviene que el inicio de las clases de natación sea lúdico, ya después puede convertirse en una disciplina.
  5. Respeta las emociones de tu hijo, sin un día te dice «mami, me da miedo el agua, o no me gusta la escuela…», escúchalo con empatía y trata de que entienda su emoción para que luego pueda resolverla, enfrentando la situación que le genera miedo , frustración o miedo.
  6. Desde casa puedes ayudarlo a perder el miedo al agua con juegos: ponlo en la tina y que él solito sumerja su cabeza, canten, motívalo a que haga movimientos de nadador… el caso es que vea la natación como un juego.
  7. No lo lleves tan arropado a la clase. En la alberca vivirá cambios de temperatura y sí, puede enfermar. Eso retrasaría su entrenamiento y lo que vienen trabajando de cierta forma se perdería.
  8. Deja que lleve su juguete favorito o consentido a la clase. Eso le genera seguridad porque está enlazado con él, le promueve realizar cosas. De hecho, puedes jugar con él a que su muñeco le enseña a nadar, o lo invita a nadar, entonces verá que si compañero lo puede hacer, él también.

FOTO GETTY IMAGES