Categorías
Salud

Generación de niños inactivos: una realidad actual

Estamos ante una generación de niños inactivos. Es una realidad que las consecuencias deriven en niños obesos y sedentarios.

Es una realidad que vamos hacia una generación de niños inactivos pues los niños pasan cada vez más tiempo frente dispositivos tecnológicos.

La obesidad en edades tempranas tiene su origen en las mismas causas que engordan a los mayores: se trata de la vida sedentaria.

Es una realidad que los niños pasan cada vez menos tiempo jugando en los parques o en los patios y jardines. Esto implica una trascendente retroceso en su actividad física.

Gerardo Rodríguez, coordinador del Comité de Promoción y Salud de la Asociación Española de Pediatría advierte que solo el 30% de los niños menores de 10 años cumple con las horas de deporte recomendadas al día.

La situación de las niñas es más grave, solo 12% cumple con el tiempo de actividad física necesaria. Aunque estas cifras pertenecen al continente europeo, la situación en México y el continente americano es muy similar.

Muchos niños y niñas se quedan más tiempo de lo necesario en guarderías y escuelas en lugar de jugar al aire libre. También es común que los padres de familia, cansados por la jornada laboral, prefieran quedarse en casa. De este modo los dispositivos móviles se convierten en el principal distractor de los menores y en ellos ocupan la mayor parte de su tiempo después de la escuela.

«Es un ocio sedentario que conforma a los padres, porque saben que el niño está entretenido y a los pequeños les encanta por el despliegue de luces y colores. A cambio, pierden tiempo de estar en el exterior, que es un valor seguro para su salud y para el desarrollo motor», señala Gerardo Rodríguez.

Por otro lado el presidente de Active Healty Kids e investigador en el CHEO Research Institute de Canadá, comentó que «vamos hacia una generación de niños inactivos que los sitúa en un sendero muy peligroso» y sugirió que tenemos una responsabilidad colectiva para invertir esa tendencia, ya que los niños sedentarios corren mayores riesgos desarrollar problemas físicos, mentales y cognitivos. Y es la generación que tendrá que hacer frente al cambio climático y a la rápida incorporación de las tecnologías. Esto exige que tengan buena salud para convertirse en adultos resilientes y capaces de sobrevivir en un mundo cambiante.

TEXTO: RODRIGO GONZÁLEZ