Categorías
Salud

Neumonía en bebés

TE DECIMOS CÓMO SE DESARROLLA Y QUÉ NECESITAS HACER EN CASO DE QUE TU HIJO LA PADEZCA

Por: Jessica López Cervantes Fotos: iStock

¿QUÉ ES?

UNA INFECCIÓN QUE INFLAMA LOS SACOS AÉREOS DE UNO O AMBOS PULMONES; SE PUEDEN LLENAR DE LÍQUIDO O PUS.

¿QUÉ LA CAUSA?

Varios microorganismos, como bacterias, virus u hongos que están en el aire que respiramos.

SÍNTOMAS

Comienzan después de 2 o 3 días de un resfriado o un dolor de garganta; luego la infección pasa a los pulmones.

ALERTA

Los bebés no muestran signos de estar sufriendo la infección; llévalo a revisión con su pediatra después de un resfriado.

• Dolor en el pecho al respirar o toser

• Desorientación o cambios de percepción mental

• Tos que puede producir flemas

• Fatiga

• Fiebre, transpiración y escalofríos con temblor

• Temperatura corporal más baja de lo norma

• Náuseas, vómitos o diarrea

• Dificultad para respirar

TRATAMIENTO

Si es causada por bacterias, se trata con antibióticos.

Si cumple la siguiente condición, se requerirá hospitalización:

• Tiene dos meses de nacido
• Está letárgico o con mucho sueño
• Presenta problemas de respiración
• Tiene bajos niveles de oxígeno en la sangre
• Parece estar deshidratado

CONTAGIO

La neumonía no es contagiosa, pero los virus y las bacterias que la provocan sí.

• Suele contagiarse vía los líquidos que salen de nariz y boca de alguien infectado y al tener contacto con ellos.
• Al compartir vasos o cubiertos y tocar los pañuelos usados (de tela o desechables) de una persona infectada.

VIRAL:

entre 4 y 6 semanas.

PREVENCIÓN

1. Vacúnate.

2. Asegúrate de vacunar a tu hijo.

• Los médicos recomiendan una vacuna para la neumonía diferente para niños menores de 2 años y para los de 3 a 5 años.
• Los pequeños que concurren a una guardería también deben recibir la vacuna: indispensable.
• Los médicos además recomiendan la vacuna contra la influenza para niños menores de 6 meses.

3. Lávate las manos regularmente o usa un desinfectante para las manos a base de alcohol.

4. No fumes cerca de tu hijo.

5. Mantén fuerte tu sistema inmunológico: lleva una dieta saludable y rica en frutas y verduras. 6. Duerme lo suficiente y ejercítate con regularidad.

7. Mantén a los niños alejados de cualquier persona con síntomas de una infección respiratoria (congestión o goteo nasal, dolor de garganta, tos, etcétera.)

DURACIÓN BACTERIANA

De 1 a 2 semanas

EN RIESGO

•Niños de 2 años de edad o menores

• Personas de 65 años de edad o mayores

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE DICIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS