Categorías
Ser Bebé

10 claves para cuidar la piel de tu bebé

Te damos algunas recomendaciones para que la piel de tu tesoro esté muy sana.

Te damos algunas recomendaciones para que la piel de tu tesoro esté muy sana.

1. Prepara el baño. Previamente al momento del baño es necesario calentar tanto el agua de la bañera, que debe estar a unos 37º, como el propio cuarto de baño, para que la temperatura ambiente esté entre los 20ºC y 22ºC. Además, te ayudará tener a mano todo lo que vayas a necesitar: productos, toallas, esponja?

2. Siempre pendiente. Una vez que metas a tu bebé en la bañera, durante los primeros meses debes sujetarlo con firmeza. A partir de los 4 ó 5 meses ya puedes emplear una hamaquita de baño. Y en ningún momento lo dejes sin vigilancia, ni dentro de la bañera ni en el cambiador.

3. Utiliza productos específicos. El jabón debe ser uno líquido infantil, hipoalergénico y con pH neutro, que respete el manto ácido cutáneo. También es importante contar con una esponja, de preferencia que sea natural.

4. Controla el tiempo. Procura no tenerlo en la bañera más de cinco minutos y lávale el pelo minutos antes de sacarlo del agua, porque los bebés pierden mucha temperatura por la cabecita.

5. Sécalo con delicadeza. Cuando termines de bañar al bebé, sécalo dándole ligeros toquecitos, sin frotarlo, para no irritar su piel. Comprueba bien todos los pliegues y arruguitas para asegurarte de que no queda humedad.

6. No te olvides de hidratar. Aplícale una leche infantil hidratante, dándole un suave masaje por todo el cuerpo.

7. El cambio de pañal: zonas delicadas. Para limpiar el área genital del bebé, utiliza toallitas especiales para este momento, o si lo prefieres, agua y un gel lavante o un jabón supergraso. Es fundamental realizar la limpieza desde la zona más limpia a la más sucia, de adelante hacia atrás, para no arrastrar la suciedad.

8. Barrera antibacteriana. Una vez limpio, y antes de colocar el nuevo pañal, asegúrate de que tiene totalmente secos los pliegues de las pompis y las ingles, y aplícale una buena capa de crema protectora en las pompis, cuya función es crear una barrera que prevenga las posibles irritaciones en esta zona, debido al contacto directo con la orina y las heces.

9. No te excedas con el perfume. Para perfumarlo delicadamente, puedes utilizar unas gotas de agua de colonia sin alcohol, para vaporizar sobre su cuero cabelludo o sobre su ropa.

10. Cuidados también fuera de casa. Al salir de paseo con tu bebé en los meses de otoño e invierno, cubre las zonas más delicadas para protegerlo tanto de resfriados como de la acción resecante del frío. En la cara, aplícale siempre una crema hidratante con protección solar, aunque haya nubes y no salga el sol.