Categories
Ser Bebé

5 consejos para cuidar la alimentación del recién nacido

Éstas son algunas ideas para que la tarea de cuidar a tu niño se más fácil y placentera.

Éstas son algunas ideas para que la tarea de cuidar a tu niño se más fácil y placentera.

Entender a un recién nacido lleva su tiempo. Hay que saber si tiene hambre o sólo quiere su chupón, si le resulta incómoda la postura o simplemente no tiene sueño. El rey de la casa tiene numerosas exigencias y sólo sabe llorar para pedirlas; y a papá y mamá, suele costarles trabajo entender su lenguaje y eso es un poco angustian. Para ayudarles, Padres e Hijos ha preparado esta mini guía con la asesoría de nuestros expertos.

 

1. Los recién nacidos tiene el estómago muy pequeñito, por lo tanto, la cantidad de leche que necesitan ingerir también es poca. Los intervalos entre tomas deben ser los que su cuerpo exija. Todos los pediatras recomiendan lactancia a demanda (salvo excepciones por enfermedad).

 

2. Muchos bebés regurgitan después de mamar o de tomar el biberón. Esto es algo normal. No hay razón para preocuparse, pues no suele ser mucha cantidad. Por regla general, sólo sacan la leche que tomaron de más.

 

3. En ocasiones el peque no queda satisfecho después de mamar por un largo rato. Esto puede ser debido a que no mama bien: si succiona sólo el pezón no sacará mucho. Hay que procurar que la areola del pecho también esté dentro de su boca.

 

4. Si tienes gemelos es normal que al principio lloren más que otros bebés cuando tienen hambre, ya que tienen que esperar su turno. Puedes colocar a un niño en cada pecho a la vez e intercambiarlos de pecho en la siguiente toma. Si se alimentan con biberón, los puedes poner de frente, sobre un cojín y dárselos al mismo tiempo.

 

5. Lo ideal es que cada gemelo tenga su propio ritmo de alimentación, que coma a demanda, es decir, cuando lo pida. Si un hermano sigue durmiendo lo mejor es dejarlo hasta que despierte. Poco a poco irán acercando sus horarios.

 

Recuerda que durante los primeros seis meses de vida del bebé, su alimentación ideal, y de forma exclusiva, es lactancia al seno materno.