Site icon Padres e Hijos

5 dudas sobre el cabello del bebé

5 dudas sobre el cabello del bebé

5 dudas sobre el cabello del bebé

El cabello de los bebés no es el definitivo, normalmente se cae a los meses de nacer.

Al igual si nace moreno, rubio, calvo o melenudo. La primera cabellera tiene que caerse para dar paso al pelo definitivo. Aquí resolvemos las dudas más frecuentes con respecto al cabello de tu tesoro.

1. ¿Por qué algunos nacen sin pelo? Es un hecho muy normal.Se debe, probablemente, a cuestiones genéticas. Pero no sólo eso; la edad gestacional también puede influir: los prematuros suelen tener menos cabello que los nacidos a término. Sin embargo, cada niño es único y diferente, y en cuestión de pelos… mucho más.

2. ¿A qué se deben las calvas? El roce de la cabecita con el colchón o la carriola puede acelerar la caída del cabello en ciertas zonas. Por eso, es frecuente ver niños con una gran calva en la parte posterior del cráneo. Conforme el pelo vaya creciendo, las calvas desaparecerán. Para evitarlas, procura cambiar al bebé de postura de cuando en cuando, pero sólo si está despierto; para dormir, debes acostarlo siempre boca arriba.

3. ¿Es normal que se caiga tanto? Sí, no hay que asustarse ni pensar que al niño le pasa algo. Al igual que la piel se descama en los primeros días de vida, el cabello con el que nacen se va cayendo durante los meses iniciales y se va reemplazando paulatinamente por otro, que será el definitivo. En realidad, esta renovación tiene lugar a lo largo de toda la existencia: el pelo está en continuo proceso de crecimiento y caída.

4. ¿Cuánto tarda en volver a crecer? La renovación capilar puede ser más o menos lenta. Lo cierto es que en unos niños apenas se nota, y en otros resulta más evidente y pueden quedarse calvos durante una buena temporada. Tampoco hay que darle importancia, lo habitual es que a partir del año todos los bebés luzcan una cabellera más o menos poblada (algunos, incluso, tardan un poco más).

5.  ¿Cómo será su pelo de mayor? Ya hemos dicho que el cabello del recién nacido es temporal y se va sustituyendo poco a poco por uno nuevo y definitivo. No importa si nació rubio o moreno, con rizos o lacio. Ese pelo «provisional» no dice gran cosa de cómo será su melena en el futuro. Habrá que esperar hasta el año o el año y medio para saberlo. Como la herencia genética es determinante, sí podemos intuir las características fijándonos en la cabellera de los papás (y también la de los abuelos).

Si al menos uno de los padres es moreno, lo más probable es que el niño también lo sea, porque el pelo oscuro predomina sobre el claro. Lo mismo ocurre con los rizos, que priman sobre el cabello lacio. Pero no siempre es así, la genética es caprichosa y puede dar más de una sorpresa.

Exit mobile version