Categories
Ser Bebé

5 ejercicio para estimular los sentidos de tu nene

El bebé aprende a través de los sentidos y eres tú quien debe estimularlo. Es muy sencillo, solo tienes que comunicarte con él y mostrarle tu amor.

El bebé aprende a través de los sentidos y eres tú quien debe estimularlo. Es muy sencillo, solo tienes que comunicarte con él y mostrarle tu amor.

Los cinco sentidos conectan al bebé con el exterior. A través de ellos el cerebro recibe la información que necesita para explorar el mundo y relacionarse con los demás. Tu colaboración, a menudo de forma inconsciente, es imprescindible para su desarrollo. Tocando a tu hijo, besándolo, gesticulando y hablándole mucho le ayudas a desarrollar el tacto, la vista y el oído. Los juegos que aquí proponemos potencian estos tres sentidos. No  hay que obsesionarse porque tu pequeñín aprenda, él tiene su propio ritmo y lo debes respetar.

 

1. ¿Dónde se ha ido?: para ayudarlos a fijar la mirada, enséñale mu y cerca un objeto que le llame la atención durante un rato. Luego aléjalo un poco de su campo visual, de forma que mueva los ojos hacia él.

 

2. A 30 cm de distancia: el recién nacido enfoca a una distancia de 20 a 30 cm. Lo que está fuera de este margen lo ve borroso, se fija en lo luminoso y en lo que se mueve. Es casi la distancia que le separa de tu cara cuando le das el pecho,

 

3. ¡Me gusta mi mamá!: lo que más les atrae es el rostro de su madre. Una cara humana es el estímulo más valioso y completo para el bebé. Por eso conviene que lo mires durante mucho tiempo, pero con diferentes matices y expresiones, como dulzura o sorpresa, o hacer  muecas para llamar su atención.

 

4. En blanco y negro: durante los primeros meses de vida los niños se fijan, sobre todo, en los colores blancos y negros. Exponle un dibujo en estos tonos a una corta distancia y muévelo de un lado a otro para que lo siga con la mirada. Captarás de nuevo su interés si le muestras otra imagen distinta, pero en las mismas tonalidades.

 

5. Piel con piel: el bebé necesita que le toques  y acaricies , pues no basta con que le des de comer. Tus mimos, caricias y palabras amorosas le ayudan a conocerse y a reconocer a sus padres.