Categories
Ser Bebé

5 errores de sobreprotección

Aunque tu hijo parezca pequeño y débil, no lo es. Por ello, es importante evitar caer en la sobreprotección para que se pueda desarrollar con autonomía e independencia.

Aunque tu hijo parezca pequeño y débil, no lo es. Por ello, es importante evitar caer en la sobreprotección para que se pueda desarrollar con autonomía e independencia.

Es normal que nos cueste trabajo entender que los bebés crecen y se convierten en niños que quieren descubrir el mundo por su cuenta. Esta actividad nos puede resultar peligrosa y por ende, queremos proteger a nuestro hijo de cualquier amenaza y aunque este es un comportamiento natural de cualquier padre, se puede caer en la sobreprotección; actitud que limita la autonomía del pequeño. 

¡Todo es peligroso!

Los niños son mucho más fuertes de lo que pensamos; somos los papás los que nos empeñamos en tratarlos como si fueran débiles. Por eso cometemos errores de sobreprotección creyendo que de este modo el niño estará fuera de peligro y no nos damos cuenta de que muchas veces nos estamos equivocando.

Errores de sobreprotección

1. Higiene: baño diario

La higiene es importante, pero no hay que caer en la obsesión. Para muchos, el baño diario forma parte de la rutina para irse a dormir. En este caso, no hay nada que objetar; tener rutinas es bueno para los pequeños. Pero un niño de un año, a no ser que venga del parque con la ropa sucia, no necesita bañarse todos los días. Con mantener su carita, manos y genitales limpios después del cambio de pañales suficiente. 

2. Abrigarlo mucho

Es uno de los errores que se cometen con más frecuencia, sobre todo por miedo a que se resfríen. Pero los pediatras sugieren que los resfriados se dan por contagio, no por pasar frío. Si un bebé se quita las cobijas en la noche es porque tiene calor. Si esto le pasa con frecuencia a tu hijo, es que lo estás abrigando demasiado.

 

Foto: Pinterest

3. Enséñale a aprender y equivocarse

Para que los niños aprendan hay que dejar que se equivoquen. La sobreprotección en este caso radica en exigirle al pequeño que todo lo haga a la perfección e incluso hay algunos padres que no permiten que su hijo realice ciertas actividades para evitar su frustración. Por el contrario, cuando los padres animan a su hijo a superar los errores, le están transmitiendo la idea de que puede alcanzar sus metas. Los refuerzos positivos le permiten seguir adelante.

4. Usar cualquier medio para que coma

Esta etapa coincide con la introducción de los alimentos sólidos en la dieta del bebé, ya que muchos padres se agobian, porque hasta antes de las papillas ?comía muy bien? y ahora casi no tiene apetito. No es así, ellos saben lo que tienen que comer y cuánta cantidad, y si mantienen la actividad propia de esta edad y están alegres significa que están sanos y no les hace falta comer más.

5. Me da miedo que en la guardería se enferme

A muchos padres les da miedo llevar a su hijo a la guardería por temor a que se enferme, si bien es cierto que en los centros educativos aumenta el riesgo de contagiarse de alguna enfermedad, no es nada grave. No es recomendable mantener al niño dentro de una burbuja de cristal para evitar enfermedades e infecciones que son absolutamente normales a su edad y que tarde o temprano va a sufrir.

 

Retrasar su incorporación al mundo real e impidiendo el contacto con otros niños lo único que conseguimos es demorar su socialización. Además, estaremos intentando evitar lo inevitable, como contagiarse de gripe y pequeñas infecciones de las que se recuperan rápidamente y que, además, fortalecen su sistema inmunológico.