Categories
Ser Bebé

5 regalos para siempre

Todos los padres dicen sentir un gran amor hacia sus hijos, pero no siempre logran demostrarlo. Aquí, 5 obsequios que dejarán bien claro tu cariño por tu bebé.

Todos los padres dicen sentir un gran amor hacia sus hijos, pero no siempre logran demostrarlo. Aquí, 5 obsequios que dejarán bien claro tu cariño por tu bebé.

De acuerdo con una breve e informal encuesta entre adultos de diferentes edades “los recuerdos más felices de tu infancia”, tienen que ver más con experiencias familiares y tradiciones, que con recibir cosas. El mejor obsequio no es un objeto, sino un sujeto que se da a sí mismo. No es que lo material no pueda arrancar sonrisas y construir recuerdos agradables, pero lo realmente imperecedero es la experiencia emocional cuya primera piedra solo puede ponerla quien da. A juicio de los expertos hay 5 regalos que tu hijo nunca olvidará.

 

1. Risas: según estudios, reír reduce el nivel de hormonas del estrés, fortalece las defensas, ayuda a mitigar el dolor físico y fomenta la sociabilidad, así que suelta sonoras carcajadas cuanto puedas, en familia y en particular con tu pequeño. Los niños que desarrollan en un clima de alegría, a la larga se habitúan a encontrar el ángulo gracioso de las situaciones y a celebrar las ocurrencias de los demás, lo cual los introduce en un círculo de retroalimentaciones positivas que moldea su personalidad.

 

2. Caricias:

el contacto físico es un conocido factor de apego, pero además un importante reductor de estrés, aun a largo plazo: un estudio encontró que los hijos de las mamás más expresivas y afectuosas son ahora adultos más seguros, menos ansiosos y con una mayor habilidad para solucionar problemas.

 

3. Independencia: apenas pueda hacerlo (siempre bajo tu supervisión, claro), permite que tu bebé coma con sus manitas, se siente o se ponga de pie solo, que explore el mundo que lo rodea; solo así podrá crecer tanto en cuerpo como en conocimiento como independencia.

 

4. Estimulación: a través de una dosis diaria de estimulación tu bebé podrá adquirir habilidades físicas e intelectuales, desarrollar una buena disposición a la superación constante y divertirse.

 

5. Límites: aunque parezca que los niños desean libertad absoluta, la verdad es que necesitan saber qué pueden o no hacer, pues los límites los hacen sentirse seguros, tranquilos, y, poco a poco, autónomos. Por eso, aunque tu hijo se aún muy pequeñito, repite la palabra “no” serenamente y cuantas veces sea necesario cuando tenga un comportamiento inapropiado.