Categories
Ser Bebé

5 señales de que tu bebé está creciendo bien

Las mamás, sobretodo las primerizas, siempre tienen la duda sobre el crecimiento adecuado de sus nenes. Por ello, a continuación te contamos cómo debe ser el desarrollo de tu tesoro.

Las mamás, sobretodo las primerizas, siempre tienen la duda sobre el crecimiento adecuado de sus nenes. Por ello, a continuación te contamos cómo debe ser el desarrollo de tu tesoro.

Es común que todas las mamás se preocupen por el sano crecimiento de sus tesoros. Por ello, cuando el bebé come muy poco se alarman, ya que temen que su desarrollo se vea afectado por la falta de alimento. Por el contrario, cuando los bebés comen “bien”, las mamás están felices, pero con el tiempo les desconcierta que el nene no se “llene” con nada.

 

En ambos casos surge la duda: ¿estará creciendo bien? Aquí te damos las claves para que puedas saberlo, pero nunca está de más la opinión de tu pediatra.

 

TALLA Y PESO

 

Durante los primeros cuatro meses del bebé, no inviertas mucho dinero en ropa, porque lo normal es que experimente un crecimiento acelerado que en poco tiempo hará que le quede pequeña. En los primeros meses, tu peque crecerá hasta 3 cm mensualmente. Después la talla evoluciona de forma más lenta, la curva es descendente y suelen crecer de 1,5 a 2 cm al mes hasta que cumplen el primer año.

 

En cuanto al peso, la situación es parecida: entre el primero y el cuarto mes el niño sube de peso entre 600 g y 1.000 g al mes; del cuarto al séptimo es normal que suba entre 400 y 600 g al mes. Y desde el momento en que ya están bien establecidas las verduras y las frutas, es muy común que gane 300 g al mes, ya que estas influyen menos en el peso que los cereales. Recuerda que cada bebé es único y por ende también su crecimiento.

Se considera un crecimiento armónico cuando el peso y la talla aumentan en la misma proporción en un tiempo medio establecido. Como tu médico te habrá indicado, existen unas tablas llamadas percentiles (para niño y para niña) que te ayudarán a llevar la cuenta con facilidad.

 

Cualquiera de los pesos y tallas incluidos en esas tablas, tanto por encima como por debajo de la media, son normales y no requieren mayor atención, a menos que el niño cambie de forma muy drástica de percentil.