Categories
Ser Bebé

7 claves para enseñar a tu peque a flotar

Compartir este momento con él, no sólo fortalece su vínculo afectivo también es excelente para su salud.

Compartir este momento con él, no sólo fortalece su vínculo afectivo también es excelente para su salud.

Si tu peque ya tiene más de cuatro meses de edad, su sistema inmunológico es lo bastante resistente para disfrutar de las actividades acuáticas; sin embargo, siempre debes consultar a tu pediatra. Si su respuesta es afirmativa, aprovecha este verano para enseñarle a flotar en el agua.

 

Por el momento solo podrá flotar. No es sino hasta los tres años que su desarrollo motor le permitirá hacer los movimientos de natación necesarios para defenderse en el medio acuático y disfrutar de él.

 

Excelente para la salud

 

Gracias a esta experiencia compartirás momentos muy divertidos que reforzarán la relación afectiva entre tu nene y tú, y aunque  nunca le quites un ojo de encima cuando vas a la piscina o a la playa, podrás estar más relajada sabiendo que si en un breve descuido tu peque cae al agua, no se ahogará.

 

Junto a ello, flotar y chapotear en el agua, además de ser divertido, aporta innumerables beneficios a tu nene:

 

1. Potencia su inteligencia, ya que  el contacto con el agua despierta sus sentidos y le vuelve más receptivo.

 

2. Favorece su desarrollo psicomotor. Al mover los brazos y piernas, girarse y estirarse, ganará flexibilidad y fuerza muscular, coordinación corporal y sentido del equilibrio.

 

3. Mejor su noción de distancia y de desplazamiento, debido a que en el agua puede moverse tridimensionalmente, con mucha más libertad.

 

4. Aumenta su capacidad pulmonar y fortalece su corazón. En el agua tu tesoro realiza un mayor esfuerzo para respirar, lo que se traduce en un desarrollo pulmonar, una oxigenación y un traslado de la sangre más óptimos.

 

5. Crecerá más rápido. La actividad física le abrirá el apetito y le incitará a dormir mejor.

 

6. Sus relaciones sociales serán mejores, ya que nadar le ayuda a estar tranuilo y de mejor humor.

 

7. Aumenta su autoestima. Tu nene, al darse cuenta de que es bueno en el agua, ganará confianza en sí mismo, otro punto más a su favor para que pueda desenvolverse mejor en todos los aspectos de su vida.