Categories
Ser Bebé

Alivia las molestias

Los trastornos típicos de los primeros meses pasan rápidamente si sabes cómo actuar.

Los trastornos típicos de los primeros meses pasan rápidamente si sabes cómo actuar.

Las primeras molestias de tu peque son normales, sin embargo, hay que tomar algunas precauciones para evitar complicaciones futuras. ¡Toma nota!

 

1. Dolor de encías: cuando aparecen los primeros dientes, las encías enrojecen, se inflaman y duelen; notarás que tu niño se muestra más nervioso, llora a causa de las molestias, se despierta de noche. Prueba a frotarle suavemente la encía con los dedos (o con una gasita mojada en manzanilla). El contacto con tus dedos lo tranquilizará.

 

2. Conjuntivitis: a medida que crece tu bebé, resulta más difícil administrarle los medicamentos, especialmente cuando se trata de los ojos.
Lo más eficaz para poder administrárselo es tender al niño sobre el cambiador y, mientras otra persona le sujeta la cabeza, tirar hacia abajo del párpado inferior y echar las gotas. Si no consigues que abra los párpados, entonces puedes verter el líquido en el ángulo interno de su ojito y esperar a que lo abra.

 

3. Congestión nasal: los lactantes son propensos a los resfriados y se les taponea la nariz enseguida. El exceso de mucosidad entorpece su respiración y les molesta al comer y al dormir. Se soluciona con un lavado nasal.

 

1. Primero debes acostar a tu hijo boca arriba, girar su cabeza hacia un lado y aplicarle suero fisiológico para humedecer las fosas nasales.

 

2. Después se retiran las secreciones con una cánula: se pone un extremo en la fosa nasal y el otro en la boca del adulto y se aspira.