Categories
Ser Bebé

Andadera, ¿es conveniente?

¿Preparada para los primeros pasos de tu bebé? Conoce si es bueno o malo el uso de la andadera para tu pequeño.

¿Preparada para los primeros pasos de tu bebé? Conoce si es bueno o malo el uso de la andadera para tu pequeño.

Si tu bebé ya comienza a ponerse de pie, tal vez pienses que lo más conveniente es comprar una andadera para ayudarlo a caminar y fortalecer sus piernitas. Sin embargo, el uso de ésta ha sido un tema controversial en el hecho si debe o no usarse.

Los expertos advierten que el uso de la andadera no es necesario si el niño tiene un desarrollo normal, es decir, que pueda hacer las actividades normales de su edad, como sentarse solo, gatear y ponerse de pie por sí solo. 

Cuando se usa la andadera, el desarrollo del bebé se altera sin darnos cuenta y que con el tiempo puede repercutir negativamente en otras habilidades del niño.

No es conveniente por:

– Si tu bebé ha comenzado a gatear, comenzará a desarrollar fuerza muscular en sus piernas. 

– Cuando el bebé comienza a caminar por sí mismo, mejoran sus reflejos, se fortalecen sus músculos para un buen equilibrio de pie e inicia el desarrollo de  braceo  para mantener un adecuado equilibrio al caminar.

– El uso de la andadera hará que soporte su peso, lo que provoca que y no lo ayudará para favorecer el equilibrio, así como el fortalecimiento de sus piernas, brazos y tronco.  

– Puede desarrollar una postura anormal de las piernas o las caderas y alteraciones en las curvaturas normales de la columna vertebral, que con el tiempo pueden favorecer a caídas frecuentes.

– Al quitarle la andadera, puede afectar la seguridad y estabilidad de tu niño al intentar caminar. 

– Falta de coordinación motriz y menos habilidad física correr y hacer otras actividades deportivas. 

Más riesgos: 

La andadera le permite al bebé moverse por todos lados, lo cual puede representar otros riesgos como:  

– Alcanzar lugares altos como jalar el mantel de la mesa y derramarse los alimentos calientes. 

– Alcanzar objetos que pueda introducirlos a la boca.

– Tropezarse con los muebles o juguetes tirados, lo que le puede provocar una lesión seria.

Sin embargo, en caso que desees que tu bebé use una andadera, toma en cuenta los siguientes consejos: 

– Usarla a menos que tu niño ya logre pararse solo y sin apoyo.

– No dejarlo en la andadera sin supervisión.

– No usar la andadera por mucho tiempo. 

Recuerda que lo más importante es que tu bebé debe desarrollarse de manera natural, paso a paso,  gateando y caminando por su propio esfuerzo.

Si quieres saber más sobre esta etapa de tu bebé, ve el siguiente video.