Categories
Ser Bebé

Beneficios de platicar con tu bebé

Si te diriges directamente a tu chiquitín durante sus primeros meses de vida, le será más fácil aprender a hablar.

Si te diriges directamente a tu chiquitín durante sus primeros meses de vida, le será más fácil aprender a hablar.

Es bien conocido que, cuanto más pequeños se es, es más fácil aprender cosas nuevas. El lenguaje es uno de estos casos: antes de los 12 meses, los bebés entienden más de 200 palabras, y a los dos años ya son capaces de decir la misma cantidad. Si no te presiona este dato, piensa en cuánto tiempo te llevaría a ti aprender 200 palabras en inglés.

 

La razón de esta impresionante capacidad de aprendizaje se debe a la plasticidad de su cerebro. Es decir, en los bebés se forman conexiones neuronales rápidamente, y además éstas pueden cambiar en función de su uso. Takao Hensch, profesor de neurología del Hospital Infantil de Boston y especializado en desarrollo del cerebro, lo explica así: “Todos los niños nacen siendo ciudadanos del mundo, y esto significa que un niño nacido en Japón tiene la misma facilidad para aprender japonés que inglés u otro lenguaje”. Sin embargo, según va creciendo y conociendo la lengua materna, sus neuronas se “reorganizan” para adaptarse al aprendizaje de la misma. Por ello, si hablamos a los bebés desde el principio, aunque no nos entiendan, estamos estimulando este proceso de reconfiguración del cerebro y ayudándoles en el desarrollo del lenguaje.

 

Beneficios de ser bilingüe

 

Esta es la misma razón por la que los niños de familias bilingües asumen los dos idiomas con mucha mayor rapidez que un adulto cuando se enfrenta al aprendizaje de una misma lengua. De hecho, cuando se compara el patrón de conexiones neuronales del área de Broca, una zona del cerebro relacionada con el lenguaje, de adultos procedentes de entornos bilingües con aquellos que aprendieron una segunda lengua a partir de los 11 años, se encuentran diferencias notables.

 

Los especialistas destacan la importancia de fomentar el aprendizaje de otros idiomas desde pequeños. A parte de que a esa edad es más sencillo adquirir el nuevo idioma, algunas investigaciones han demostrado que en el proceso se favorecen también otras habilidades como el pensamiento ejecutivo, el autocontrol y la resolución de problemas.