Categories
Ser Bebé

El lado positivo de que tu bebé se chupe el dedo

Si tu bebé tiene el hábito de chuparse el dedo no es del todo malo, ya que su lado positivo es que lo ayuda a protegerse mejor de alergias.

Si tu bebé tiene el hábito de chuparse el dedo no es del todo malo, ya que su lado positivo es que lo ayuda a protegerse mejor de alergias.

La succión no nutritiva, mejor conocida como chuparse el dedo es una conducta que origina en los peques desde que están en el vientre materno. Es distinta de la succión con fines alimenticios (mamar) pero, en cierto sentido, comparte con ella la función de calmar a un bebé. Pero además, cumple con una importante función: protegerlo de alergias.

Chuparse el dedo es considerada una conducta un tanto impropia y poco higiénica, sin embargo, un estudio publicado en la revista Pediatrics indica que hacerlo aumenta la exposición precoz a los alérgenos, lo que conlleva un menor riesgo de desarrollar alergias.

 

TE RECOMENDAMOS¿Por qué mi hijo se chupa el dedo?

 

 

 

 

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Otago de Nueva Zelanda), la succión de los pulgares, así como el hábito de comerse las uñas (algo que hacen un 41% de los niños con edades comprendidas entre los 3 y los 7 años), aumenta la exposición microbiana y afecta al sistema inmune, protegiendo a los bebés frente al desarrollo de reacciones alérgicas

.

 

Este estudio refuerza la llamada Teoría de la higiene, la cual muestra que ante la presencia de microbios nuestros cuerpos refuerzan sus defensas y sistema inmunitario, por lo que se acostumbra a su presencia en el aire, líquidos y comida, pero logra cambatirlos para prevenir severas enfermedades.

 

Por ello, hábitos como chuparse el dedo, que parecen poco higiénicos, pueden tener un lado positivo. Obvio no se trata de que en adelante permitas que tu peque chupe su dedo si está sucio o dejes que se lleve lo que sea a la boca. Recuerda, la higiene es fundamental y. en todo caso, ninguna de ambas cosas en extremo son buenas.

 

NO TE PIERDASLos reflejos del recién nacido