Categories
Ser Bebé

Cinco sentidos

El bebé aprende a través de los sentidos y eres tú quien debe estimularlo. Es muy sencillo, solo tiene que comunicarte con él y mostrarle tu amor.

El bebé aprende a través de los sentidos y eres tú quien debe estimularlo. Es muy sencillo, solo tiene que comunicarte con él y mostrarle tu amor.

Los cinco sentidos conectan al bebé con el exterior. A través de ellos el cerebro recibe la información que necesita para explorar el mundo y relacionarse con los demás. Tu colaboración, a menudo de forma inconsciente, es imprescindible para su desarrollo. Tocando a tu hijo, besándolo, gesticulando y hablándole mucho le ayudas a desarrollar el tacto, la vista y el oído. Los juegos que aquí proponemos potencian estos tres sentidos. No hay que obsesionarse porque tu pequeñín aprenda, él tiene su propio ritmo y lo debes respetar.

 

1. ¿Dónde se ha ido?
Para ayudarlo a fijar la mirada, enséñale muy cerca un objeto que le llame la atención durante un rato. Luego aléjalo un poco de su campo visual, de forma que mueva los ojos hacia él.

 

2. A 30 cm de distancia  
El recién nacido enfoca a una distancia de 20 o 30 centímetros. Lo que está fuera de ese margen lo ve borroso, se fija en lo luminoso y en lo que se mueve. Es casi la distancia que le separa de tu cara cuando le das el pecho.

 

3. ¡Me gusta mi mamá!
Lo que más le atrae es el rostro de su madre. Una cara humana es el estímulo más valioso y completo para el bebé. Por eso conviene que lo mires durante mucho tiempo, pero con diferentes matices y expresiones, como dulzura o sorpresa, o hacer muecas para llamar su atención.

 

4. En blanco y negro
Durante los primeros meses de vida los niños se fijan, sobre todo, en los colores blancos y negros. Exponle un dibujo en estos tonos a una corta distancia y muévelo de un lado a otro para que lo siga con la mirada. Captarás de nuevo su interés si le muestras otra imagen distinta, pero en las mismas tonalidades.

 

5. Piel conn piel
El bebé necesita que le toques y acaricies, pues no basta con que le des de comer. Tus mimos, caricias y palabras amorosas le ayudan a conocerse y a reconocer a sus padres.

 

6. Diferentes texturas
Ofrécele objetos de varios tamaños que pueda manipular con sus manitas. Hay que dejar que los investigue por su cuenta, vigilando que no se los lleve a la boca. Los cuentos de tela para bebés, con distintas texuras (terciopelo, lana, plástico) son un excelente recurso.

 

7. ¿Oye bien?
Para saber si escucha correctamente, puedes dar una palmada o hacer sonar una campana. Ante el estímulo girará la cabeza. Y si es muy pequeño se sobresaltará (cerrando los párpados).

 

8. Sonidos repetitivos
En cuanto nace, el bebé empieza a distinguir toda clase de sonidos. Sobre todo, le gustan los repetitivos, como el que hace su sonaja.

 

9. Canciones infantiles
Es bueno escuchar con él canciones de cuna, melodías populares y, mejor aún, que se las cantes. Si vocalizas junto con él desde que es un bebé, luego le será más fácil hablar con una buena dicción y más rápidamente.