Categories
Ser Bebé

Claves para disfrutar la Navidad con el bebé

Estas fechas aportan muchos beneficios para tu pequeño, pero también algunos inconvenientes. ¿Sabes cómo aprovechar los primeros y evitar los segundos? ¡Toma nota!

Estas fechas aportan muchos beneficios para tu pequeño, pero también algunos inconvenientes. ¿Sabes cómo aprovechar los primeros y evitar los segundos? ¡Toma nota!

La Navidad es aún más especial cuando hay un bebé en casa, incluso cuando es muy pequeñito y no participa mucho de las celebraciones. Si este es tu caso, o si tu hijo es un poco mayor, esta época contribuye de forma positiva en su desarrollo. Pero, como es lógico, te preocupa que los excesos te croen las factura.

 

La principal regla para evitarlo es permitir que viva momentos y sensaciones típicas de la Navidad, pero sin olvidar su rutina. Es decir, el secreto radica en que disfrutes de estas fiestas a través de los ojos de tu pequeñín.
A los peques les alteran los cambios, y la Navidad lo es. Pero hay es muy sano que participe en la celebración familiar. Basta con cambiar el horario de alguna fiesta y adelantarla un poco para adaptarla a unos horarios infantiles si quieres que ellos estén presentes. En lugar de hacer la cena de Nochebuena, puedes hacer una merienda-cena con toda la familia.

 

¡Organízate!

 

El punto de partida de estas fiestas que se van a alargar más de dos semanas es la Nochebuena, pero si tu hijo va a la guardería o al colegio, sus “vacaciones” empezarán unos días antes, probablemente con una posada.
Desde ese momento tendrás que compaginar los preparativos navideños (compra de regalos, decoración de la casa, organización de las celebraciones…) con los cuidados del bebé.

 

Así la vivirá mejor

 

Lo negativo de compaginar los cuidados del bebé y los preparativos de las celebraciones es que tendrás menos tiempo para hacerlo todo.

 

Lo positiva es que disfrutarás como nunca adornando el árbol y poniendo el nacimiento con tu peque, eligiendo sus juguetes o su ropa… y que podrás ir introduciéndole poco a poco en la nueva “rutina” en la que vivirá estas semanas. Todo esto le hace ir empapándose del ambiente navideño lleno de alegría, encuentros, sonidos y colores nuevos.