Categories
Ser Bebé

Claves para evitar la deshidratación en los bebés recién nacidos

La deshidratación en los bebés puede tener consecuencias graves. Aquí te decimos cómo evitarla.

La deshidratación en los bebés puede tener consecuencias graves. Aquí te decimos cómo evitarla.

La deshidratación en los bebés recién nacidos se puede producir en los primeros días de vida cuando la lactancia aún no está totalmente establecida y puede tener consecuencias graves. Por ello, es importante controlar la alimentación de los bebés. Pero, ¿cómo saber si está comiendo bien?

 

Lo principal para evitar la deshidratación en los bebés es controlar que está bien alimentado. Para ello hay que tomar en cuenta lo siguiente:

 

1. Alimentación periódica: El bebé come, al menos, cada tres horas y se despierta aproximadamente después de este periodo. El bebé debe realizar al menos ocho tomas al día. 

 

2. Deposiciones: El bebé realiza unas tres deposiciones diarias durante el primer mes de vida. La popó pasa a tener una tonalidad amarilla a partir del quinto día, cuando el meconio ya ha sido eliminado completamente y que se ven hidratadas y blandas. 

 

3. Orina: El bebé orina con normalidad, de modo que los pañales se notan más pesados y húmedos de forma notable al menos seis veces al día. 

 

4. Peso: Aunque durante la primera semana tras el nacimiento muchos bebés pierden peso, éste no puede ser igual o superior al 10% de su peso inicial. 

 

TE INETERESA: ¿Es normal que el bebé recién nacido pierda peso?

 

5. Deglución: Observa los signos de una correcta lactancia materna, en la que el recién nacido agarra el pecho envolviendo la aureola con sus labios, en posición invertida. 

Foto: iStock

 

Síntomas de la deshidratación en los bebés

 

1. Piel pálida, mate y reseca. 

2. Los labios, la lengua y los ojos también se observan secos.

3. Fontanelas se observan hundidas. 

4. El bebé se muestra cansado y apático, incluso apenas llora y está somnoliento o, por el contrario, está especialmente irritado y llora con intensidad. 

5. La orina es escasa y de tonalidad oscura. Las deposiciones, en su caso, son más duras. 

6. Se produce una pérdida de peso del bebé que supera el 5% de su peso inicial.

 

En caso de producirse estos síntomas hay que acudir al médico inmediatamente ya que puede requerir alimentación de apoyo, incluso hidratación externa por medio de vías intravenosas, en cuyo caso, será necesario el ingreso hospitalario del recién nacido. Siguiendo las recomendaciones médicas tu bebé estará como nuevo en poco tiempo. 

 

SIGUE LEYENDO: 4 síntomas del bebé que siempre debes tomar en cuenta.