Categorías
Ser Bebé

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

A la hora de escoger la ropa del bebé debes asegurarte de que cumple tres requisitos: que sea cómoda, segura y práctica. ¡Elige la mejor!

A la hora de escoger la ropa del bebé debes asegurarte de que cumple tres requisitos: que sea cómoda, segura y práctica. ¡Elige la mejor!

Los bebés no necesitan demasiada ropa porque le quedará pequeña en poco tiempo. Lo mejor es tener pocas prendas, pero de buena calidad y ¡de su talla! En cualquier caso, es mejor que le quede grande a pequeña, para que por lo menos el niño pueda moverse a sus anchas.

 

Tejidos

 

Elige los tejidos naturales (algodón, lino, hilo), sobre todo para las prendas interiores. Su piel es muy delicada y necesita telas suaves. La ropa exterior puede llevar algo de mezcla (fibra y lana o fibra y algodón).

 

¿Cómo lavarla?

 

Tienes que ser muy cuidadosa con la higiene del bebé, sobre todo los primeros meses, porque su sistema inmunológico aún es débil. Eso no quiere decir que haya que caer en la exageración, especialmente cuando el bebé ya camina y se lo lleva todo a la boca.

 

Incluso antes de que gateen, sus prendas se pueden lavar con el resto si resisten el agua muy caliente, que elimina los gérmenes, y no se usan detergentes agresivos, lejías ni suavizantes que puedan irritar piel. Lo que sí conviene es enjuagarla dos veces para eliminar todos los restos químicos.

 

Fácil de poner

 

1. Debe ser cómoda para él y para ti: que pueda ponerse y quitarse con facilidad.

 

2. Los bodies y los petos tienen que tener un sistema de abertura con velcro o broches en la parte de abajo para poder cambiarle el pañal sin tener que quitarle toda la ropa.

 

3. Los cierres más cómodos son el velcro y los broches metálicos.

Errores frecuentes

 

1. Aunque nos gusten mucho los listones y las aplicaciones, los peques se puede enredar con ellos, por lo que no son nada recomendables.

 

2. Huye de los tejidos que tengan pelo o los de lana. Los niños lo chupan todo, sobre todo las mangas, y podrían comer algo de pelito.

 

3. Tampoco se recomienda el punto calado, porque el pequeño podría meter los dedos por los huecos.