Categorías
Ser Bebé

Consejos infalibles para cuidar el pelo de tu bebé

El cabello del recién nacido es muy delicado y cambiante, por ello tenemos esta súper guía para ti.

El cabello del recién nacido es muy delicado y cambiante, por ello tenemos esta súper guía para ti.

Entre las semanas 14 y 16 de embarazo,  a tú bebé le comienza a salir pelo muy fino en la piel, en mayor abundancia en la cabeza y en las cejas, y en la semana 20 su cuerpo se cubre por completo de éste.

 

Esta capita aterciopelada de vello, se conoce como lanugo y éste hace que se acumule un recubrimiento de grasa sobre la piel del pequeño, que aún es muy fina y sin grasa subcutánea, ejerciendo una función aislante y protectora que evita que se le ablande por el contacto continuo con el líquido amniótico.

 

Desde el octavo mes de gestación,  el lanugo se empieza a caer y se aloja en el líquido amniótico. Como el bebé se lo traga, el lanugo pasa a formar parte del meconio, la primera deposición que el bebé hará fuera del cuerpo de su mamá y que pone en marcha sus intestinos. El lanugo, por tanto, también favorece el funcionamiento intestinal del pequeño.

 

Hay zonas de las que el lanugo tarda más en desprenderse, como los hombros, la espalda, las orejas y la cabeza. Por ello hay bebés que al nacer todavía conservan restos de pelitos en estas áreas.

 

Si tu pequeño es uno de ellos, ¡no te alarmes!, porque este vello carece de raíz y se le irá cayendo en las siguientes semanas con el roce cotidiano de la ropa y las sábanas. Y es que fuera del vientre materno ya no le hace ninguna falta. Después del nacimiento, serás tú quien alimentará al bebé para que cuente con los nutrientes necesarios y quien lo arropará y cuidará de los peligros.

 


¡Se ha quedado calvo!

 

Como puedes adivinar, si a tu pequeño se le cae el pelo y se queda un poco calvito, no debes de preocuparte en absoluto, porque no denota que le faltan vitaminas ni tampoco es síntoma de ninguna enfermedad: lo que ocurre es que ese vello no era cabello, sino lanugo y debe perderlo para que le salga el cabello «de verdad».

 

Sólo debes tener un poco de paciencia, porque tanto en este caso como en el de los niños que nacen sin pelo, el «problema» de la calvicie se resuelve espontáneamente en cuestión de unos cuantos meses.

 

Tampoco  debe extrañarte si a u nene le sale una calvita redonda en la parte posterior de la cabeza, justo encima de la nuca, porque no se debe a ninguna afección de la piel. Su aparición se explica porque pasa muchas horas al día acostado y el roce casi continuo con las sábanas de la cuna acelera la caída del lanugo en esta zona.