Categories
Ser Bebé

Cuerpos extraños

Cuando surge un accidente es importante no perder la calma y saber cómo actuar.

Cuando surge un accidente es importante no perder la calma y saber cómo actuar.

Por muchas precauciones que tomes, el bebé puede meterse, voluntariamente o por accidente, pequeños objetos (un botón, una moneda…) en la boca, la nariz, los ojos e incluso los oídos (este accidente es más frecuente a partir de los 18 meses). En la mayoría de las ocasiones, lo más prudente es llevar al niño a urgencias; por ejemplo, si le entra un objeto punzante en el ojo, hay que acudir sin demora para comprobar que no existe ninguna lesión en la córnea. Pero, a veces, es necesario actuar rápido para evitar complicaciones.

 

Oídos

 

Si el pequeño se ha introducido un objeto en el oído, no intentes sacárselo. Es mejor que lo lleves a un centro médico lo antes posible. Únicamente se aconseja actuar en el caso de que le haya entrado un insecto en el pabellón auditivo.

 

Tips

 

1. Inclínale la cabeza de forma que el oído quede hacia arriba y échale una gota de aceite para inmovilizar al bicho y hacer que vaya a la superficie.

 

2. Si el insecto no sale, llévalo a urgencias cuanto antes.

 

Atragantamiento

 

Se produce cuando un objeto pasa a las vías respiratorias (laringe, tráquea o bronquios) en lugar de ir a las digestivas (esófago y estómago). El bebé puede atragantarse con un botón, pero también con un trozo de comida.

 

Mientras pueda expulsarlo por sí mismo con unas palmaditas en la espalda, el incidente no tiene mayor importancia. Muy diferente es que el niño tenga dificultad para respirar y su cara se congestione. Entonces hay que llamar a una ambulancia, y mientras llega la asistencia médica, actuar rápidamente.

 

Desde el momento en que el niño se ha atragantado, hay que intentar que expulse el objeto, pero siempre por sus propios medios. Si las prácticas descritas no surgen efecto, es preferible trasladarlo a urgencias.

 

1. Toma al bebé boca abajo y apóyale en tu antebrazo con la cabeza más baja que el tronco. Con la almohadilla en la mano, dale cinco golpes secos entre los omóplatos para facilitar que el cuerpo extraño caiga por su propio peso.

 

2. Si el objeto no sale con los golpes anteriores, coloca al bebé boca arriba y apoya su espalda sobre tu antebrazo, de nuevo con la cabeza más baja que el tronco. Coloca la punta de los dedos índice y corazón en el centro del pecho (a un dedo por debajo de los pezones) y presiona cinco veces.

 

Ojos

 

Si le ha entrado polvo, tierra o arena, evita que se frote el ojo y ponle unas gotas de suero fisiológico.

 

Si el cuerpo extraño no sale y está en la parte blanca, moja la punta de un pañuelo limpio e intenta atraparlo con ella. Si no lo ves o no sale, no lo toques más y llévalo al médico.