Site icon Padres e Hijos

Cuida su carita con facilidad

Cuida su carita con facilidad

Cuida su carita con facilidad

Para que resulte más fácil, hay que actuar con rapidez y mucha delicadeza.

A los bebés no les gusta que les limpies la cara y aún menos los ojos y la nariz, pero es algo que debes hacer, al menos, dos veces al día. Además, su piel es tan suave que las regurgitaciones de leche y la saliva que se acumulan en los pliegues pueden irritarla (el exceso de humedad es tan malo como la sequedad).

 

Para hacerlo más simple, conviene actuar con rapidez y delicadeza, diciéndole palabras cariñosas que lo tranquilicen. Si se molesta mucho, es mejor asearlo en varias ocasiones (primero los ojos, media hora después las orejas y 15 minutos más tarde la nariz).

 

1. Orejas: la cera que se asoma puede arrastrarse hacia fuera pasando una gasita enrollada. No introduzcas nada en el oído ni siquiera cotonetes (bastoncillos de algodón), pues podrías lastimar el conducto auditivo. No te olvides de la zona que está detrás del lóbulo, ya que se acumulan rastros de leche y saliva.

 

2. Ojos: las lagañas se retiran pasando, de afuera del ojo hacia el lagrimal, una gasa empapada en suero fisiológico o en una agua especial para la limpieza de la piel del bebé (varias marcas dermocosméticas ya la tienen). Usa una gasa para cada ojo, así no contagiarás posibles infecciones de uno a otro.

 

3. Nariz: si tiene la nariz tapada despéjala con un lavado nasal. Acuéstalo de lado y aplícale suero fisiológico o un spray de agua marina en una fosa para reblandecer las mucosidades. Después, lo más sencillo es aspirarlas con una perilla especial para la nariz del bebé o con una delicada cánula.

 

4. Cuello: no te olvides de limpiar los pequeños pliegues del cuello, donde suelen acumularse sudor, saliva y leche. Humedece una gasa o toallita de tela en suero fisiológico o agua de limpieza y pásala de manera horizontal al asear. Después unta con una gasa seca para evitar que se quede húmedo.

 

Tips

 

Una buena hidratación
Para finalizar, aplica en tu mano una nuez de crema hidratante líquida. Busca hipoalergénicas que sean a base de caléndula o manzanilla, así evitas irritaciones. Extiende la crema por toda su carita, cuello y detrás de las orejitas, con movimientos rápidos pero suaves mientras le platicas algo con voz dulce.

Exit mobile version