Categorías
Ser Bebé

Cuidados básicos del cabello del bebé

Cuidar el cabello del bebé es esencial para eliminar granitos, suciedad y la costra láctea.

Cuidar el cabello del bebé es esencial para eliminar granitos, suciedad y la costra láctea.

Según los expertos, cerca del sexto mes de embarazo, los folículos de pelo de tu bebé ya están desarrollados. Pero al nacer, tu nene puede tener cabello abundante, escaso o estar totalmente calvo. Como sabes, los pequeñitos nacen con una cabellera que parece pelusa, la cual van perdiendo en el transcurso de los primeros tres meses, para dar paso a un cabello más fuerte y con textura (lacio, ondulado, grueso, fino…). Por tal razón, algunos pediatras no recomiendan cortarlo y menos raparlo.

 

¿Lavarlo diario?
Si es un bebé de término, de buen peso, que conserve su temperatura por sí mismo, se puede bañar diario. Pero la realidad es que no es necesario lavarlo todos los días, más bien, depende de cuánto se ensucie, que en un recién nacido, es mínima la suciedad y grasa que genere. Con asearlo cada dos días es suficiente.

 

El mejor champú
Los champús para bebé deben ser elaborados con ingredientes hipoalergénicos que estén, clínicamente comprobados y que sean del tipo denominado ?no más lágrimas?, ya que los bebés tienen el reflejo de parpadeo 5 veces menor que el de un adulto haciendo sus ojitos más vulnerables a cualquier irritación. Asimismo, debes evitar todos los productos que contengan en su fórmula detergentes fuertes, jabones, alcohol y fragancia.

 

La costra láctea
El cuero cabelludo de algunos bebés recién nacidos puede presentar una leve descamación de costras blancas o amarillas muy parecida a la caspa, debido a la grasa de la piel. Se le conoce como costra láctea porque sólo se presenta en niños lactantes que todavía son influenciados por las hormonas transmitidas de la madre a través de la placenta, aumentando la producción de grasa en el cuero cabelludo.

 

Si tu nene tiene costra láctea, utiliza aceite mineral para bebé o un poco de aceite de oliva, para aflojar las escamas y luego lava con un champú suave para bebés. Esto la eliminará poco a poco. Es importante no rascar la superficie o intentar quitar las escamas con la uñas o peinando o cepillando excesivamente, pues solo le causarás irritación.