Categories
Ser Bebé

Cuidados del humidificador

El humidificador ayuda a mantener un nivel óptimo de humedad en el cuarto del bebé. Debe mantenerse adecuadamente para que resulte seguro e higiénico.

El humidificador ayuda a mantener un nivel óptimo de humedad en el cuarto del bebé. Debe mantenerse adecuadamente para que resulte seguro e higiénico.

Cuando hay un bebé en casa tendemos a abusar de la calefacción para mantener una temperatura óptima. El problema es que la calefacción reseca el ambiente y provoca que las mucosas y las vías respiratorias se sequen y se irriten, y seamos más vulnerables a los catarros. El humidificador ayuda a mantener un nivel óptimo de humedad del aire, pero debe mantenerse adecuadamente para que resulte seguro e higiénico.

1. Debe limpiarse a menudo siguiendo las indicaciones del fabricante. Si se emplea a diario, se hará dos veces por semana con un cepillo para eliminar los restos sólidos del depósito.

2. No hay que utilizar detergentes y es necesario enjuagar  bien cada pieza del humidificador por separado.

3. Se recomienda cambiar el agua todos los días.

4. No debe ponerse junto a la cuna ni dirigir el vapor hacia el bebé. Mejor colócalo en un rincón fuera de su alcance.

5. No tiene que estar conectado todo el tiempo, ya que el exceso de humedad hace proliferar los hongos y puede provocar alergias. La humedad recomendable en el cuarto infantil se sitúa entre el 25 y 50 por ciento. Para controlar estos valores se puede colocar higómetro.