Categories
Ser Bebé

Anomalías en los pies de los niños

La deformación de los pies en los niños puede provocar problemas en la espalda y las piernas.

La deformación de los pies en los niños puede provocar problemas en la espalda y las piernas.

Una de las visitas más frecuentes al podólogo es por tener el pie plano, pues en muchos casos ésta suele ser la parte del cuerpo en la que los papás no le prestan mucha atención. Sin embargo, esto puede generar consecuencias en el niño como molestias al caminar o limitación al caminar.

Las deformaciones o anomalías de los pies más frecuentes en los niños son:

Pie plano: Puede provocar dolor y cansacio en la planta del pie al caminar. Para corregirlo, es necesario usar plantillas para normalizar la pisada.

Pies planos patológicos. Aparecen a partir de los 8 años y limitan la movilidad y producen dolor, pueden requerir cirugía.

Antepié aducto: Esta anormalidad se puede identificar cuando la mitad anterior del pie mira hacia dentro. Aunque esta anomalía normalmente se puede corregir sola, también puede necesitar de un tratamiento especial en función del grado, y que puede ir desde el uso de calzado especial o utilización de correctores nocturnos, hasta la cirugía.

Pie cavo o pie con mucho puente. Algunos síntomas son dolor al caminar o al estar de pie, ya que se ejerce más presión en la zona entre el tobillo y los dedos. En este caso se recomienda usar plantillas para acomodar las partes blandas y eliminar puntos de presión, que pueden resultar incómodos a la hora de hacer deporte.

Pie varo. Este tipo de deformación de los pies se da cuando el talón del niño se apoya por la parte externa, lo que requiere plantillas para corregir la pisada. También, es recomendable realizar ejercicios para su correción, como caminar por distintas superficies, tales como arena, césped y alfombra.

Pie equino. El pie está girado hacia dentro e incluso puede parecer que la parte superior del pie está en el lugar de la base. El pie, la pantorrilla y la pierna afectados son más pequeños y más cortos que los del lado normal. El tratamiento dependerá de la causa que produce el pie equino y de la edad del niño. La corrección debe comenzar los antes posible e incluye la aplicación de vendajes, yesos y en muchas ocasiones la cirugía encargada de alargar el tendón de Aquiles.

Pie valgo. Esta deformación se da cuando el pequeño apoya los pies sobre la parte interna del talón y el tobillo se va hacia dentro. Es habitual hasta los tres años, a partir de esta edad se debe corregir con plantillas. El tratamiento dependerá del grado en el que se encuentre y de acuerdo a éste puede ser necesario ejercicios fisioterapéuticos o por medio de plantillas ortopédicas.

Observa la postura de tu niño

Para detectar cualquier anormalidad, es necesario vigilar las posturas de tu niño, desde la forma de estar paradado, dormido y sentado en el suelo, así como los primeros pasos de tu bebé para detectar cualquier anomalía a tiempo.