Categorías
Ser Bebé

Del gateo a los primeros pasos

Una vez que dé sus primeros pasos, obséquiale un juguete que pueda arrastrar, estimulará más a tu nene.

Una vez que dé sus primeros pasos, obséquiale un juguete que pueda arrastrar, estimulará más a tu nene.

El proceso

 

Los bebés suelen gatear a partir de los ocho o nueve meses de edad y hasta que comienzan a caminar. Así desarrollan su coordinación, fortalecen su musculatura y logran ponerse de pie sujetándose de algún mueble, pared o barandal. Entonces llegan sus primeros pasos, al principio con inseguridad, pero poco a poco con toda la confianza necesaria.

 

Qué debes hacer

 

Estimúlalo y créale el ambiente seguro para que practique estas habilidades importantes. Verifica que todo punto de apoyo no represente un peligro (asegura jabladeras de gabinetes y cajones, así como puertas de cocina y baños; bloquea escaleras, recoge manteles y cables, etc.). Si tu bebé tiene de nueve a 10 meses, motívalo para que ponga  de pie por sí mismo con apoyo (puede ser una de tus manos). Luego coloca junto a sus pies un juguete atractivo, a fin de que quiera sentarse para tomarlo. Repite varias veces con el fin de desarrollar su autonomía y fortalecer sus piernas. A los 11 meses, proporciónale una caminadora o llévatelo a caminar un rato, cada día, y una vez que lo haga regálale un juguete para arrastrar.

 

El especialista aconseja

 

Al principio, la ambulación será con los pies muy separados o con una pierna ligeramente hacia afuera (los niños la usan como punto de apoyo para avanzar con la otra), pero si notas que esto continúa más allá de los dos años, es necesario consultar al médico. Por otra parte, es saludable que caminen descalzos en superficies limpias y seguras dentro de casa, no obstante, para salir, lo indicado son zapatos de cuero (no de charol), con suela dura y antiderrapante, pero flexible en el centro, la punta, el talón y la parte superior. Descarta los que tiene tacón, forros duros o costuras interiores que puedan lastimar, y verifica que entre la punta del dedo gordo y el extremo del zapato quede amenos 1 cm. No le pongas a tu bebé calzado que haya usado otro niño, pues podrían tener alguna deformación.

 

¡Compréndelo!

 

Desde la etapa del gateo, los chiquitines asumen que todo está a su alcance, así que protégelo de los peligros con los que pueda encontrarse, pero no te enojes si tu peque insiste en llevarte a recorrer el mundo.