Categories
Ser Bebé

Desarrollo del bebé en el primer mes

Te contamos cómo será el desarrollo del bebé durante el primer mes de vida y cuáles serán los estudios médicos que le hará el pediatra para saber que todo va bien.

Te contamos cómo será el desarrollo del bebé durante el primer mes de vida y cuáles serán los estudios médicos que le hará el pediatra para saber que todo va bien.

La primera visita al pediatra será el inicio de una larga relación que tiene como objetivo comprobar que el desarrollo del bebé es óptimo. En esta primera cita, se realiza un examen físico del bebé, donde la mayoría no presenta ningún problema. 

No hay motivos para preocuparse. De hecho, confiar en el pediatra, que se dedicará con cariño a vigilar el desarrollo del bebé durante varios años, es la primera máxima para olvidarse de miedos e inquietudes. A continuación te decimos qué aspectos del desarrollo del bebé revisará el pediatra: 

Peso y talla

Con estos datos, el pediatra evalúa si el bebé está creciendo dentro de los parámetros normales, que dependerán no solo del peso que haya adquirido y los centímetros que haya crecido en este tiempo, sino también de lo que pesara y midiera al nacer. Por lo general, el bebé recién nacido pierden entre un 5 y un 10% de peso durante su primera semana de vida. Después, gana alrededor de 200 gramos por semana. Por ello, cuando llegan a esta visita con el pediatra, suelen pesar en torno a 600 gramos más que cuando nacieron. En cuanto a la talla, si se trata de un bebé nacido a término, lo habitual es que crezca alrededor de 4 centímetros durante el primer mes. Como en cada control del primer año del bebé, se anotan las cifras para seguir evaluando su crecimiento.

Inspección neurológica

El pediatra comprueba que no hay alteraciones neurológicas observando si el bebé sonríe, gira la cabeza

, enfoca con la vista un objeto cercano… También comprueba la presencia e intensidad de reflejos que ya examinó el neonatólogo nada más nacer. A esta edad es normal que aún estén presentes los reflejos arcaicos o primitivos (de marcha, de moro, de búsqueda…) que desaparecerán con el paso del tiempo.

 

Foto: Fotolia

La piel del bebé

El tono de la piel del bebé puede indicar si no está bien hidratado o si tiene niveles altos de bilirrubina. En el primer caso, su piel se mostrará gris; en el segundo, de color amarillento, lo que es signo de ictericia. El pediatra dirá cómo solucionar ambos problemas.

Perímetro encefálico

Se mide porque refleja el desarrollo del cerebro y sirve para descartar problemas como macrocefalias o microcefalias. Los niños nacidos a término tienen un perímetro craneal entre 33 y 35 centímetros. En el primer mes de vida suele crecer dos cm. El pediatra también revisará las fontanelas(aperturas en el cráneo) para comprobar que evolucionan bien.

Estómago, bazo, hígado…

Con la inspección del abdomen, que el pediatra palpa con detenimiento, se descartan alteraciones metabólicas. Comprueba si existen anomalías en el hígado, el bazo, los riñones… Su tamaño indica que todo se desarrolla correctamente. Si son demasiado grandes, puede ser signo de alguna anomalía.