Categories
Ser Bebé

Eczema, el cuidado de la piel de tu bebé

Durante los primeros años de vida los niños sufren de eczema en la piel, y la causante de ésta es una enfermedad llamada dermatitis atópica.

Durante los primeros años de vida los niños sufren de eczema en la piel, y la causante de ésta es una enfermedad llamada dermatitis atópica.

Foto: Pinterest

La mayoría de los niños tienen de vez en cuando erupciones que causan resequedad o picor en la piel que se le conoce también como eczma, la cual puede ser una verdadera molestia en los pequeños, ya que favorece a que el niño se rasque y empeore la enfermedad.

¿Qué es el eczema?

El eczema en bebés (también llamado dermatitis atópica) es un trastorno cutáneo prolongado, o crónico, que se manifiesta en erupciones y descamaciones en la piel.

La dermatitis atópica o eczema no es una enfermedad contagiosa, se trata de un tipo de piel especialmente reactiva a diferentes agentes o situaciones a las que se expone el niño.  

El eczema en los bebés aparece por lo general en las mejillas o el cuero cabelludo y también puede aparecer en brazos, piernas, pecho u otras partes del cuerpo.

Los niños que padecen eczema infantil tienen la piel seca y molestias de un picor intenso.

Foto: Pinterest

Síntomas de eczema o dermatitis atópica

1. Ampollas que supuran y forman costras.

2. Piel seca en todo el cuerpo.

3. Áreas de piel en carne viva por el rascado.

4. Cambios en el color de la piel: más o menos color con respecto al tono normal de ésta.

5. Enrojecimiento o inflamación de la piel alrededor de las ampollas.

¿Cómo evitar los brotes de dermatitis atópica?

Lo más importante es mantener la piel bien hidratada y evitar irritantes; así como una buena higiene y cuidado corporal de la piel.

Para el cuidado diario de la piel basta con seguir estos consejos médicos:

1. Es adecuado que el niño use ropa de algodón, evitando las prendas de lana y tejidos sintéticos, que le causarán mayor sudoración e irritación de la piel.

2. Usar cremas hidratantes.

3. Evitar jabones irritantes a la hora del baño.

4.  Mantener las uñas bien recortadas.

5. Usar guantes suaves al dormir si el rascado de noche es un problema.

6. Aplicar productos para la piel que estén libres de alcohol, olores, tintes, fragancias u otros químicos.  

6. Cambios súbitos en la temperatura corporal, lo cual puede causar sudoración.

7.  Evitar algunos alimentos que puedan causar una reacción alérgica: huevos en niños muy pequeños (siempre hable primero con su médico).

Estas recomendaciones pueden disminuir la sintomatología del eczema en el bebé, pero el tratamiento para esta enfermedad siempre debe administrarse bajo estricto control médico.